Por: María Muñoz

Comerciantes que se ubicaban en las inmediaciones de la presidencia de San Francisco Totimehuacan quemaron un vehículo oficial del Ayuntamiento de Puebla al ser retirados por elementos policiales e inspectores del municipio. Los vendedores, seguido de ello, procedieron al cierre momentáneo en ambos sentidos de la carretera a Valsequillo. Los hechos se registraron la tarde de ayer, y a pesar de la intensidad del hecho, no se reportaron personas lesionadas. El conflicto surgió luego que policías e inspectores retiraron los puestos ambulantes que obstruían la vialidad. La molestia llevó a los comerciantes a quemar una unidad del Gobierno Municipal, incluso, aseguraron que el alcalde subalterno, Alejandro Serrano Silva, les dio autorización de colocarse en las inmediaciones de la presidencia municipal, a unos pasos del Mercado Mario Marín. En este tenor, los comerciantes dijeron estar hartos de que las autoridades les retiren su mercancía y tengan que pagar para recuperarla.

Al lugar arribaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM). En tanto, en entrevista, el regidor y presidente de la Comisión de Gobernación, Oswaldo Jiménez López, desconoció los hechos, sin embargo, llamó a la población a evitar la violencia y justicia por mano propia. En una semana dos unidades quemadas por enfrentamiento En esta semana han sucedido rebeliones, mismas que, debido a las inconformidades, han terminado en la quema de dos autos. La primera de ellas tuvo lugar el pasado martes, cuando vecinos de la junta auxiliar de San Pedro Zacachimalpa retuvieron a nueve miembros de Antorcha Campesina y quemaron una camioneta; según, el zafarrancho fue porque la organización nacional intentó apropiarse de un predio. Al lugar arribaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (Ssptm), quienes pusieron orden. Cabe señalar que Gobernación Municipal ha sido laxa con los ambulantes, tal como lo demostró Exclusivas Puebla en el reportaje de la ciclovía, ubicada en la 5 Norte, la cual es invadida por el comercio informal y vialidad por la autoridad municipal.