Huffignton Post

Un vocero de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en San Francisco renunció por el manejo de la administración Trump de una reciente redada de inmigrantes en la región. James Schwab le dijo al San Francisco Chronicle el lunes por la noche que funcionarios del gobierno, incluidos el fiscal general Jeff Sessions y el presidente Donald Trump, exageraron excesivamente el número de inmigrantes indocumentados que evadieron ser arrestados después de que el alcalde de Oakland, Libby Schaaf, avisó públicamente días antes de la redada que se llevó a cabo el 25 de febrero. “Renuncié porque no quería perpetuar información engañosa”, dijo Schwab. “Les pedí que cambiaran la información. Les dije que la información era incorrecta, me pidieron que desviar la atención, y no estaba de acuerdo con eso. Luego me tomé un tiempo y renuncié”. Schwab agregó que incluso si no hubiera habido una advertencia previa sobre el ataque, “nunca habríamos podido capturar al 100% de los objetivos de la lista”. ICE dijo que 232 personas fueron arrestadas en la redada, pero afirmó que el nú- mero podría haber sido mayor. “Los esfuerzos de los políticos locales han protegido a los extranjeros criminales de la aplicación de la ley de inmigración y crearon otro imán para más inmigración ilegal, todo a expensas de la seguridad de las mismas personas que pretende proteger”, dijo la agencia en un comunicado.