Exclusivas Puebla

Sin duda alguna, las prioridades son algo muy subjetivo y personal de cada individuo; sin embargo, cuando se habla de una pandemia que ha dejado millones de muertes en el mundo y está en tus manos mejorar las condiciones de tus gobernados, es inaceptable que los recursos disponibles se destinen a otros rubros que no sean afrontar la crisis sanitaria y sus consecuencias.

Tal es el caso de Claudia Rivera Vivanco, alcaldesa de Puebla, pues, tan sólo en 2020 -año en que comenzó la pandemia por Covid en México-, destinó 155 millones, 174 mil 712.60 pesos en vales de gasolina para el parque vehicular del Ayuntamiento, mientras que para atender la emergencia sanitaria únicamente gastó 43 millones, 691 mil 354.24 pesos, ni siquiera lo equivalente a una tercera parte de lo que ocupó en gasolina para su administración.

En la primera parte de esta investigación, ya se habló del gasto excesivo que Claudia Rivera realizó para adquirir vales de gasolina para el parque vehicular municipal, ahora, en contraste, se desglosarán los contratos que firmó como acciones para contrarrestar la pandemia y sus efectos.

 

LAS ESCASAS Y POBRES ACCIONES

 

El primero de los contratos presentados es el correspondiente a la adquisición de ventiladores pediátrico-adulto, mismo que fue firmado con la empresa Fulle Hen S.A. de C.V. el 8 de mayo, con un monto de 15 millones, 892 mil 464 pesos.

Otro de los apoyos que anunció fue la entrega de despensas, para lo cual firmó un contrato con la empresa Comercializadora de Productos y Servicios de Puebla, S.A. de C.V., el 4 de abril de 2020, esto, por un monto de 12 millones, 420 mil pesos. 

De igual forma, firmó otro contrato con Grupo Circtech por 3 millones de pesos por la adquisición de suministros médicos para atender la contingencia del Sistema Municipal DIF, mismo que fue firmado el 17 de marzo de 2020. 

También, el 22 de abril contrató con Furnizor, S de R.L. de C.V., la adquisición de kits de salud e higiene para atender la contingencia del Sistema Municipal DIF, para lo cual gastaron 2 millones 496 mil 668 pesos por 10 mil kits. 

Asimismo, el 27 de mayo firmó un contrato más por 3 millones, 340 mil 956.6 pesos con la empresa Grufehu, S.A. de C.V., mismo que tuvo como concepto la adquisición de gafas de protección y cubrebocas para la prevención del Covid-19 en el Ayuntamiento. 

En marzo 17, firmó otro contrato con la persona física Alberto García Rugarcía por un monto de 252 mil 648 pesos, esto, por la contratación del servicio de sanitización para los inmuebles del Sistema Municipal DIF. 

También, pagó 2 millones, 75 mil 185.25 pesos a la empresa Imhotep Asesores Y Comercializadores, S.A. de C.V por la adquisición de productos antisépticos y sanitizantes para las oficinas de las dependencias del Ayuntamiento, esto, con fecha del 27 de marzo. 

Por otro lado, pagó 1 millón, 102 mil pesos por la adquisición de gel antibacterial para la prevención del Covid-19 en el Ayuntamiento a la empresa Distribuidora Nago, S.A. de C.V., con fecha del 27 de marzo. 

Así también, firmó ese mismo día otro contrato con Servi R_R Productos, S.A. de C.V., por un monto de 1 millón, 176 mil 262.04 pesos para la adquisición de suministros médicos para la prevención del Covid-19 en el Ayuntamiento. 

Otro de los contratos firmados durante la pandemia fue por la adquisición de overoles de protección para la prevención del Covid-19 en el Ayuntamiento, mismo que data del 10 de junio, por un monto de 290 mil 46.40 pesos con la empresa Centro de Productos Médicos, S.A. de C.V., sin embargo, no existe documentación alguna de que realmente los trabajadores del Ayuntamiento utilizaran overoles. (VER IMAGEN 19)

De igual forma, firmó otro contrato por 100 mil pesos con la empresa MATGER, S.A. de C.V., con fecha del 10 de julio por la adquisición de cubrebocas para el Organismo Operador del Servicio de Limpia. 

También gastó 282 mil 139.96 pesos en un contrato firmado con la persona física Víctor Antonio González Martínez por la adquisición de lavamanos para los mercados municipales, mismo que data del 25 de mayo y no es público.

El 20 de abril contrató a Koins Comercializadora Integral & Servicios, S. A. de C.V., empresa a la que le pagó 400 mil pesos por la sanitización de los mercados municipales. 

Por otra parte, el 21 de abril firmó un contrato más con la empresa Trikla Publicidad Ecológica, S.A. de C.V., esto, por la adquisición de 2 cabinas de desinfección para el Organismo Operador del Servicio de Limpia, el cual tuvo un costo de 112 mil 984 pesos. 

Finalmente, el último contrato que se encontró en la Plataforma Nacional de Transparencia por parte de la administración de Vivanco durante 2020 para combatir la pandemia es el que firmó con la persona física Luis Guillermo Rosete Morales, el 8 de abril, a quien le pagó 750 mil pesos por la adquisición de solución de hipoclorito de sodio para realizar la limpieza y desinfección de las principales calles, centro histórico, juntas auxiliares y demás zonas del municipio.

Con estos contratos y las cantidades contrastadas, queda claro que, a la alcaldesa, Claudia Rivera Vivanco, no le importaba combatir al Covid, o al menos le interesaba menos que la movilidad de los vehículos del Ayuntamiento.