Un grupo de mujeres dalit dedica su vida a la peligrosa tarea de apoyar a las víctimas de su comunidad que han sobrevivido a episodios de violencia sexual machista

 La violencia y los casos de violación son una constante en la vida de las mujeres dalit, pero el tema volvió a ponerse en el foco de la agenda pública en las últimas semanas luego de que una niña de 9 años fuera violada y asesinada por 4 hombres en la capital Delhi.

LA BÚSQUEDA de justicia por parte de estas mujeres siempre ha sido una ardua tarea, debido al sistema de castas que -aún luego de haber sido suprimido de la constitución en 1950- sigue rigiendo de manera extraoficial y dictando la vida de la población

Infobae

La violencia machista y los feminicidios son un drama que las mujeres indias padecen a diario sin que sus voces sean escuchadas por las autoridades. La organización Dalit Women Fight (DWF) –La Lucha de las Mujeres Dalit– trabaja para impedir que eso suceda y para “ampliar las voces de las mujeres dalit que reclaman justicia”, según su página oficial. Su objetivo es “desafiar, abordar y resolver eficazmente la violencia y la discriminación basada en la separación por castas y la cultura de la impunidad”.

La violencia y los casos de violación son una constante en la vida de las mujeres dalit, pero el tema volvió a ponerse en el foco de la agenda pública en las últimas semanas luego de que una niña de 9 años fuera violada y asesinada por 4 hombres en la capital Delhi. Los femicidas -entre los cuales se encuentra un cura hindú- han sido acusados, pero insólitamente aún no han sido llamados a declarar.

La búsqueda de justicia por parte de estas mujeres siempre ha sido una ardua tarea, debido al sistema de castas que -aún luego de haber sido suprimido de la constitución en 1950- sigue rigiendo de manera extraoficial y dictando la vida de la poblaciónLa comunidad Dalit se encuentra en el último escalón de esta estructura -y hasta es considerada una casta por fuera del sistema- haciendo su situación aún más delicada.

En los últimos años la cantidad de violaciones reportadas ha ido en aumentosiendo de 25 mil en 2012 y de 32 mil en 2019, según reportes de ONG defensoras de derechos humanos. Para las Dalit este aumento fue aún más significativo: en 2012 se reportaron 1576 incidentes mientras que en 2019 la cifra se elevó a 3486. Sin embargo, las dificultades para denunciar estos casos de violencia sexual son muchas, por lo que es muy probable que los números reales sean más elevados.

El trabajo de DWF consiste en brindar asistencia, acompañamiento y asesoramiento a las víctimas de delitos sexuales. Alguna de las 200 voluntarias, que se encuentran en 5 estados del país, contacta a la víctima y va a visitarla. Luego, por lo general, la acompañan a la estación de policía para hacer la denuncia correspondiente y a un hospital para realizarse los estudios médicos que luego puedan ser usados como prueba en un juicio. Según las activistas, el acompañamiento es sumamente necesario ya que la policía no suele tomar en serio las denuncias, existiendo un alto nivel de discriminación policial para con las mujeres de esta casta.

La organización Hermanas por el Cambio realizó en 2018 un reporte de los crímenes basados en género y castas en el que dieron ejemplos de casos en los que la policía india se mostró reacia a investigar los delitos de violencia sexual contra las mujeres y niñas dalit. También, según CNN, el director general de la Policía de Uttar Pradesh, un estado indio, admitió una vez que “Aunque la discriminación por casta está prohibida, la policía desprecia a las mujeres dalit”. Rekha, una activista de la organización, le cuenta también a esa cadena de televisión norteamericana que la discriminación y los malos tratos son igualmente comunes en los hospitales y los centros de salud.

Mohini Bala, una de las activistas que participa del liderazgo de la organización, afirma que poco a poco los cambios se empiezan a notar. Luego de trabajar durante 14 años en el campo se convirtió en la primera mujer de su pueblo en irse a la ciudad, conseguir un trabajo y empezar a estudiar una carrera luego de casarse. Además, contrajo matrimonio con una pareja que pudo elegir ella, a diferencia de lo que se acostumbra por tradición que es que la familia elija al marido de la hija.

En conversaciones con CNNBala dice que las redes sociales son una gran herramienta para que las mujeres dalit puedan compartir sus experiencias utilizando su voz y contando en primera persona sus vivencias; cosa que antes era hecho por personas de otras comunidades que no terminaban de representar correctamente la realidad.

Sin embargo, la creciente exposición de que está teniendo el tema ha generado el enojo de sectores reaccionarios que se rehúsan a ver sus privilegios asignados al nacer y a empatizar con la cruda realidad de las mujeres dalit. Esto ha producido un aumento en los hechos de violencia.

Por eso Bala es cauta con respecto al nivel de exposición con el que se trata el tema y cree que debe haber un equilibrio: “Ya es hora de expulsar a la casta”, le dijo a CNN, “la conversación no debería ser un trending topic (pero) no debería apagarse”.