Exclusivas Puebla

De una nota presentada por Miguel Ángel León Carmona de un diario veracruzano, éste señala que el propio fiscal de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, insistió que no se ha acreditado la ejecución extrajudicial contra las menores Grecia y Nefertiti “N”, a quien además relacionó con la banda de Roberto Santos de Jesús, alias el Bukanas, presunto líder huachicolero de la zona centro de Veracruz. Durante una rueda de prensa, en la que no hubo espacio para preguntas, señaló que las jóvenes “no estudiaban, no trabajaban y una de ellas se autoflagelaba”, por lo que invitó a los padres de familia de Veracruz y del resto de la República, a cuidar a sus hijos y corregirlos. Asimismo, el funcionario responsabilizó a los medios de comunicación al decir que sin tener bases científicas “manejaron una connotación morbosa y distorsionada a los hechos”, con la intención de ganar audiencia. Las hermanas Nefertiti y Grecia Camacho Martínez, de 16 y 14 años de edad fueron brutalmente asesinadas, en una aparente ejecución extraoficial de acuerdo a imágenes que se han difundido en las redes. Ellas iban al cine cuando fueron asesinadas por policías en Río Blanco, Veracruz. Una fotografía que circulan en redes sociales muestra que al menos una de ellas, permanecía con vida al momento de ser detenida por uniformados, lo cual refuerza las versiones de algunos testigos que aseguran fueron ejecutadas con un tiro de gracia en la cabeza.

Aunque las imágenes no son tan nítidas, sí permiten identificar similitudes entre la vestimenta de Nefertiti Camacho, tal como muestran estas fotografías difundidas por Sin Embargo y el medio veracruzano Plumas Libres. De este modo, una fotografía muestra a Nefertiti Camacho sentada, frente a un policía. En una segunda imagen se le ve tendida en el suelo, boca abajo, mientras yace muerta sobre un charco de sangre. Una de ellas incursionó recietemente como youtuber y estudiaba para doctora. Los hechos ocurrieron el sábado 10 de marzo, en la colonia Benito Juárez, del municipio veracruzano Río Blanco, cerca de Orizaba, alrededor de las 16:00 horas. Las primeras versiones hablan de un enfrentamiento armado entre policías con personas que viajaban en un automóvil Honda, en las inmediaciones de un centro comercial.

Autoridades estatales, encabezadas por el gobernador Miguel Ángel Yunes, aseguraron que se trató de tres presuntos delincuentes con participación en una organización delictiva, “perfectamente acreditados”, que se enfrentaron con los elementos policiacos. Un fuego cruzado en el que murió José Eduardo García, uno de los presuntos criminales. Sin embargo, de acuerdo con la versión de algunos testigos, recogida por Plumas Libres, las adolescentes intentaron explicar que sólo pasaban por el lugar y nada tenían que ver con grupos delictivos. “La sociedad de la región centro de Orizaba se ha mostrado indignada al condenar la muerte de las hermanas Nefertiti y Grecia Camacho Martínez, de 16 y 14 años respectivamente, vecinas de la colonia Benito Juárez del municipio de Río Blanco, ya que se presume fueron ultimadas a quemarropa y todavía les dieron el tiro de gracia”, afirma el sitio. “La familia profundamente afectada por el asesinato a mansalva de estas dos pequeñas lamenta la actitud de los policías que participaron en estos hechos, pues además de que las asesinaron sin ninguna justificación, les sembraron armas para las fotografías que se difundieron a los medios de comunicación, agrega Plumas Libres.

“La familia está demandando al gobernador Miguel Ángel Yunes que la fiscalía realice las pruebas correspondientes para determinar que las chicas no accionaron ninguna arma de fuego como dijeron los policías”, agrega el sitio. De acuerdo con una versión del expediente del caso abierto por la Fiscalía General de Veracruz, Nefertiti Camacho Martínez y José Eduardo García tenían el mismo tatuaje de un revolver en sus manos derechas, entre otros alusivos a la Santa Muerte. “En esa misma diligencia, la Fiscalía asegura que las jóvenes Camacho Martí- nez dieron positivo en la prueba de rodizonato de sodio (para saber si una persona disparó un arma de fuego) y que la joven de 16 años tenía una relación sentimental con García Aguilera”, según documenta el semanario Proceso. El domingo pasado, un día después de los hechos, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares aseguró que las jóvenes eran integrantes del crimen organizado.