De acuerdo con la prensa italiana, Raffaele Russo, de 60 años, formó parte de una banda de extorsionadores a adultos mayores en la provincia de Frosinone y es fugitivo de la justicia.

Huffington Post

Raffaele Russo, uno de los tres italianos que desaparecieron en el estado de Jalisco, es señalado como fugitivo de la justicia de su país por fraude a personas ancianas, informa la prensa italiana.

De acuerdo con el reporte, Russo, de 60 años, estuvo involucrado en una organización criminal que extorsionaba a adultos mayores en la provincia de Frosinone, en la región del Lazio. El grupo se hacía pasar por autoridades policiales y hacía creer a sus víctimas que un familiar cercano había causado un accidente automovilístico, por lo que les exigían grandes cantidades de dinero a cambio de no procesar a los supuestos parientes.

La banda fue desmantelada en octubre pasado durante un operativo de las fuerzas de seguridad italianas, en el que 12 personas fueron detenidas, pero Russo se encuentra fugitivo. Además, la Fiscalía General de Jalisco ha informado que Russo había sido detenido en 2014 en Campeche por cohecho y que al parecer el hombre se dedicaba actualmente a vender maquinaria apócrifa.

Russo, su hijo Antonio Russo y su sobrino Vincenzo Cimmino, de 25 y 29 años, respectivamente, desaparecieron en Tecalitlán, Jalisco, el pasado 31 de enero cuando viajaban a bordo de dos camionetas blancas con placas del Estado de México. La denuncia por la desaparición se presentó el 1 de febrero pasado. Familiares de los italianos han acusado a la policía de Tecalitlán de estar involucrada en la desaparición de Raffaele, Antonio y Vicenzo. Ante la sospecha de que haya policías municipales involucrados en el caso, fue intervenido todo el cuerpo policial y la Fuerza Única tomó el mando de la seguridad pública de la región.