Un taxista de Moscú, Rusia, se vio envuelto en una extraña situación luego de percatarse que sus pasajeros mantenían relaciones sexuales mientras realizaba el viaje.

 
El chofer se percató que sus clientes comenzaron a besarse, sin embargo, hizo caso omiso. Su paciencia terminó cuando se dio cuenta del grado al que llegó la pareja y que posteriormente le exigieron unos momentos a solas, pidiéndole que estacionara el auto.

 
Finalmente el taxista no accedió a las peticiones y corrió a los jóvenes, quienes solamente optaron por pagar el viaje

https://youtu.be/HzTtCfts0o4

Texto publicado originalmente por: Diario Cambio