En estos mismos hechos, una mujer resultó herida mortalmente.

Exclusivas Puebla

Una presunta venganza habría terminado con la vida de dos jóvenes en la región de Valsequillo, donde además una mujer resultó mortalmente herida y la cual fue canalizada de urgencia a un hospital de la capital poblana. Con base en el parte oficial, los hechos se registraron al filo de la una y media de la madrugada de este miércoles, cuando varias detonaciones de arma de fuego alertaron a vecinos de la comunidad de Tzicatlacoyan, que se encuentra a un kilómetro adelante de la presa de Valsequillo, cuando dos hombres y una mujer fueron víctima de un mortal atentado, que hasta se presume se pudo tratar de un acto de venganza. Las víctimas fueron identificadas como Frida Carolina de tan sólo 22 años de edad, su esposo Manuel de 30 y un amigo de ellos de nombre Alejandro de 22 años de edad, que, de acuerdo con la sobreviviente de este atentado, los tres acudieron a un bar de la zona en la que estuvieron conviviendo juntos, hasta que al bar llegaron dos personas, una de ellas conocida de Manuel, con quien empezaron a ingerir bebidas. Al cabo de un rato decidieron seguir la celebración en otro lugar, por lo que salieron de ese bar y se subieron al carro de este hombre que al parecer era un empleado de Manuel.

Cabe mencionar que a la salida del local en el que se encontraban se sumó un tercer individuo que era el que conducía un auto de color gris. Todos abordaron el vehículo para seguir la parranda en otro sitio, sin embargo, no fue sino al llegar a la altura de la comunidad de Tzicatlacoyan, que el conocido de Manuel y que al parecer fue su empleado, le pidió al conductor que se orillara y detuviera la marcha. Una vez que se detuvieron en un paraje en el que había escasas viviendas, obligaron a las víctimas a descender del vehículo. Una vez abajo, los sujetos sacaron de entre sus ropas armas de fuego que accionaron de inmediato de Frida, su esposo y en contra de su amigo. Manuel y Alejandro cayeron fulminados al piso, mientras que Frida intentaba salvar su vida y cuando se disponía a correr, fue alcanzada en dos ocasiones, hiriéndola mortalmente. Acto seguido los presuntos responsables subían al vehículo en cuestión y huyeron con rumbo desconocido.

Las detonaciones alertaron a los pocos vecinos de la zona que después de los disparos se asomaron para ver qué había pasado, cuando se pudieron percatar que en sobre la zona de acotamiento de la carretera yacían los cuerpos de estas tres personas, por lo que de inmediato solicitaron la presencia de los cuerpos de auxilio. Al llegar al sitio paramédicos de SUMA revisaron a los dos varones, los cuales ya no pudieron hacer nada por ellos, pues no tenían ya signos vitales, en tanto que, al revisar a la mujer, ésta aún respiraba, por lo que tardaron en estabilizarla, ya que presentaba un disparo en el pecho y otro en el rostro. Pese a esas condiciones pudo declarar durante su traslado a un hospital sobre lo que había pasado, y al parecer pudo dar los nombres o características de sus agresores y homicidas, mismos que ya están siendo buscados por las autoridades ministeriales. Mientras iban en el camino, los supuestos empleados detuvieron el vehículo y bajaron a las víctimas para después dispararles en reiteradas ocasiones. Pensando que ya les habían dado muerte, se dieron a la fuga en la misma unidad sin que hasta ahora hayan sido detenidos.