Después de acudir primero a su domicilio y luego a la alcaldía, un grupo de pobladores del barrio de San Juan Aquiahuac exigió al presidente municipal Leoncio Paisano Arias desaparecer la red de cadeneros que vigila los diferentes antros del Corredor Turístico de la 14 Oriente, así como la clausura definitiva del Bar Bhura, luego que personal de este sitio golpeara a 14 jóvenes de la zona cuando participaban como castilleros en la festividad del Domingo de Pascua.

En una protesta pacífica, los inconformes se manifestaron en contra de la serie de abusos cometidos por dichos guardias de seguridad privada, quienes no sólo han agredido a vecinos de la zona, sino también a varios clientes.

“Venimos a exigirle al presidente la clausura del Bhura porque los cadeneros golpearon a mi hijo, quien al momento de la agresión no iba borracho como dicen, porque yo presencié los hechos y fue un abuso y en varias ocasiones me ha tocado ver como esos guardias agarran a madrazos o se ensañan con los jóvenes”, expresó Hortensia Solís, vecina de la zona.

Además, narró otras irregularidades presentadas a  lo largo de la 14 Oriente, entre ellas, las afectaciones que cada fin de semana padecen en calidad de vecinos, debido a que los clientes de los antros obstruyen el paso a las cocheras de las viviendas, la música supera los decibeles permitidos y la falta de seguridad pública.

Mientras que otro vecino de la zona, Adán Xicale, contó que en la última década la calidad de vida en la calle 14 Oriente empeoró a razón de la proliferación de negocios de diversión nocturna.

Al sumarse a la lista de padres afectados con esos hechos de violencia, luego de que su  hijo Paul fuera agredido por los cadeneros, resumió que las exigencias a las autoridades locales son dotar de más medidas de seguridad la zona, el cierre definitivo del bar Bhura, donde ocurrió la golpiza de los castilleros, y que el Ayuntamiento verifique la contratación de esos guardias privados, porque se estima que pueden tener antecedentes penales.

Cabe mencionar el alcalde Leoncio Paisano Arias, tras conocer que los habitantes habían arribado a su vivienda, horas después atendió al grupo inconforme en su oficina del Palacio y aunque la reunión fue a puerta cerrada, se conoció que este miércoles habrá un segundo encuentro donde se continuará la mesa de diálogo instalada para lograr acuerdos en la materia.

 

 

Con información de: Norma Marcial/El Sol de Puebla