Más de 150 mil universitarios marcharon desde la Avenida Juárez y Ciudad Universitaria hasta Casa Aguayo, como parte de las exigencias de seguridad y justicia, luego del asesinato de 3 estudiantes y un conductor de Uber, en Huejotzingo, el pasado 24 de febrero

Dulce Gómez/Jesús Lemus/Ignacio Badillo

Este jueves, más de 80 universidades y miles de jóvenes se reunieron en la Avenida Juárez con el objetivo de iniciar una marcha rumbo a Casa Aguayo, lugar donde despacha el gobernador del Estado, Miguel Barbosa Huerta.

En punto de las 7:00 horas, miles de jóvenes ya estaban congregados en el lugar citado. La marcha tendría un recorrido que cruzaría por la Avenida Juárez, la 11 Sur, Reforma y Bulevar 5 de Mayo hasta llegar a Casa Aguayo.

Cabe mencionar que la marcha fue con la finalidad de exigir seguridad y justicia, luego de que el pasado 24 de febrero, 3 estudiantes (dos de la Upaep y uno de la BUAP), además de un conductor de Uber fueron asesinados en el municipio de Huejotzingo.

Lo anterior provocó que desde el 25 de febrero decenas de universidades entraran en un paro indefinido de labores, además de diversas marchas, siendo la de este jueves la más grande hasta ahora.

 

El movimiento estudiantil más grande en los últimos 60 años

 

Tuvieron que pasar 52 años de la última protesta estudiantil; es decir, la del 2 de octubre de 1968, para que nuevamente los estudiantes se apoderaran de las calles, en este caso las de Puebla, para exigir justicia en favor de sus compañeros asesinados y mejores políticas públicas en el rubro de seguridad.

Al canto de “ay soledad, queremos ser licenciados y no ser asesinados”, fue como alumnos, principalmente de la BUAP y Upaep, vistieron sus uniformes blancos con la leyenda que decía “Ni una bata menos”.

También hubo luto durante la marcha por parte de los universitarios, quienes a pesar de su vestimenta negra, portaron en sus puños pañuelos rojos, mientras que en otros casos, paliacates amarillos amarrados al cuello.

Los padres de Francisco Javier Tirado Márquez, alumno de la BUAP asesinado junto con los alumnos de la Upaep, Ximena Quijano y Antonio Parada, encabezaron la protesta pacífica.

Estudiantes de la Upaep y que son oriundos de Chihuahua y Tabasco, reconocieron que son la presa fácil de la delincuencia en Puebla, que refleja la falta de políticas públicas en materia de seguridad en favor de los diversos sectores.

En su participación en la marcha pacífica de cientos de universitarios para exigir justicia en favor de sus compañeros de la Upaep y BUAP, señalaron que eligieron Puebla como su nicho de crecimiento académico, pero nunca imaginaron que serían asaltados en varias ocasiones por maleantes, quienes les quitaron carteras, celulares, relojes y, en el peor de los casos, sus herramientas que sirven para cursar sus respectivas licenciaturas.

También fue evidente la participación de padres de familia, que de manera simbólica, expresaron su apoyo en favor de los alumnos con pancartas que decían “marcho con mis hijos para no marchar por ellos”.

El sol a plomo no desanimó a los cientos de participantes que fueron recibidos con aplausos por los cientos de ciudadanos que caminaban por las calles del Centro Histórico, pues fue una forma de reconocer su exigencia de justicia, sin generar daños a negocios aledaños, que en algunos casos sí abrieron al público, pero en otros, prefirieron bajar cortinas.

La solidaridad fue el ingrediente importante de esta megamarcha estudiantil, pues durante el trayecto, cientos de conductores de automóviles se estacionaron para hidratar a los jóvenes, quienes poco a poco recibieron botellas de agua para aguantar el sol ardiente.

Participan rectores en megamarcha

 

Por su parte, los rectores de algunas de las universidades más importantes de Puebla no dudaron en marchar junto a su comunidad universitaria y sumarse a la causa; durante el recorrido, se les pudo observar gritando y alentando como uno más, rodeados de su comunidad universitaria y con paso firme.

Acompañado por los padres de Francisco Tirado, uno de los jóvenes asesinados, el rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Alfonso Esparza Ortiz, al intentar ser cuestionado sobre su opinión respecto a la Megamarcha Universitaria contestó “pregunten a los estudiantes, es su marcha, ellos son los que llevan la voz”.

 

El rector de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep), Emilio Baños Ardavín, señaló que toda la sociedad debe acompañar al movimiento, asimismo, aclaró que este movimiento estudiantil demuestra el hartazgo de los jóvenes, que en poco tiempo demostraron de lo que son capaces para exigir al gobierno estatal seguridad en favor de los planteles donde estudian.

Emilio Baños

Por su parte, el rector de la Universidad Anáhuac, José Mata Temoltzin, acompañó a los jóvenes de su universidad desde la Avenida Juárez, en un breve discurso, agradeció el acompañamiento y pidió a su comunidad que no deje de luchar por las causas justas en Puebla.

Al entrevistar al rector de la Universidad Iberoamericana, Mario Patrón Sánchez, aprovechó para destacar la unión de universidades públicas y privadas de Puebla; calificó como ejemplar el movimiento y celebró que los jóvenes hayan abierto los ojos.

El rector de la Universidad de las Américas de Puebla, Luis Ernesto Derbez, felicitó a los jóvenes que se sumaron a la megamarcha, dijo reconocer a sus alumnos por ser solidarios con la causa y fomentar la unión.

 

Los recibe Barbosa en Casa Aguayo

 

Una vez que la megamarcha llegó a Casa Aguayo, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, salió a hablar con ellos y se comprometió a trabajar junto con los universitarios en el tema de seguridad; además dejó en claro que habrá justicia, tras el asesinato de cuatro jóvenes en el municipio de Huejotzingo.

“Sé lo que representa el futuro de México”, les aseguró, mientras dialogaba con diversos grupos. “Yo estoy actuando con honestidad y con fuerza. Estamos desmontando todo un sistema corrupto, no tengo nada qué esconder y, en el caso de los muchachos, no estamos actuando con impunidad”, resaltó Barbosa Huerta, quien dijo que es necesario trabajar en conjunto, gobierno y sociedad en general.

Añadió que actualmente hay tres personas detenidas por su probable participación en los hechos del 23 de febrero que le arrebataron la vida a Javier Tirado, Ximena Quijano Hernández, José Antonio Parada y José Emanuel Vital. Sin embargo, el Ejecutivo Estatal indicó que en breve, más responsables estarán tras las rejas.

 

Pactan acuerdos de seguridad

 

La creación de una Fiscalía Especializada de Atención a las Comunidades Universitarias, es uno de los acuerdos a los que llegaron el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta y la comitiva universitaria, tras una reunión en Casa Aguayo este 5 de marzo, anunció el titular de la Secretaría de Gobernación, David Méndez Márquez.

Después de varias horas de reunión, el secretario de Gobernación en la entidad abundó que también se estableció la conformación de un Comité de Seguimiento y Evaluación de las Políticas Públicas en Materia de Seguridad, y el reforzamiento de la vigilancia en el transporte público.

Asimismo, señaló que el gobernador poblano refrendó su compromiso de incrementar sustancialmente el número de policías que se tienen en el estado, así como mejorar las condiciones laborales de los mismos.

Se dijo satisfecho de la tranquilidad con la que transcurrió esta marcha, pues no se tuvo el reporte de pintas o daños a inmuebles.

Abundó que con los acuerdos alcanzados no sólo se atiende la demanda de seguridad por parte de este sector, sino que se sientan las bases de lo que es la participación de este sector en toda la serie de acciones que el Gobierno del Estado estará implementando y mecanismos de vigilancia y evaluación.

Respecto a la creación de dicha Fiscalía Universitaria, David Méndez Márquez indicó que serán los propios estudiantes quienes se encarguen de nombrar a un representante. Además de que será la semana entrante cuando se den más detalles al respecto.

Finalmente, expuso que la reunión programada con rectores de diferentes universidades ya no se llevó a cabo, aunque será reprogramada, toda vez que el objetivo de este día, era prestarle toda la atención a los jóvenes.