Una compañía con sede en Londres, ha legitimado los días libres por resaca. Esto después de que la empresa, que vende entradas a conciertos, dejará que sus empleados puedan tomarse un día de descanso en caso de que hayan acudido a algún concierto y no estén en condiciones para trabajar al día siguiente.

 

Sobre estos días inhábiles laborales, el fundador de la compañía, Phil Hutcheon mencionó a distintos medios locales que “las mejores ofertas tienen lugar después de un concierto, por lo que en ocasiones es necesario quedarse hasta altas horas de la mañana para cerrar acuerdas” (sic).

 

Hutcheon remarcó que “todo nuestro equipo vive para la música y algunas de las mejores ofertas en la industria suceden después de un concierto” (sic).

 

Para esta petición diseñaron un nuevo sistema, el cual, los empleados solo necesitan hacer uso de tres emojis. Al mandar los tres emojis, el jefe interpretará que el empleado hará uso de su día libre por semana, pero para hacer efectiva su petición, deberá demostrar que estuvo laborando.

 

Con esta iniciativa se pretende crear transparencia en la empresa y, al mismo tiempo, recompensar a los trabajadores por trabajar fuera del horario laboral.

Texto publicado originalmente por: ADN40