EUROPA PRES

Una tumba doble de hace 1.500 excavada en una necrópolis en China sugiere que el hombre y la mujer fueron enterrados juntos y colocados de forma determinada como muestra del amor que compartían.

En el lado izquierdo de la tumba, el esqueleto masculino yace con un brazo extendido, sosteniendo el abdomen del esqueleto femenino a su lado. El rostro de la mujer está presionado contra su hombro, la mano izquierda descansa sobre su cintura; y en su dedo anular hay un simple anillo de plata.

Se cree que los restos de la pareja, que datan del período Wei Norte (386 a 534 d.C.), son el primer descubrimiento de este tipo en China.

Según Qian Wang, paleoantropólogo y profesor de la Facultad de Odontología de la Universidad Texas A&M, el entierro conjunto en sí mismo no es único. El cementerio de más de 600 tumbas, excavado en junio de 2020 por el Instituto Provincial de Arqueología de Shaanxi, contiene al menos otros dos entierros conjuntos. Pero los dos esqueletos casi completos apretados en un abrazo son un “descubrimiento notable” por el raro vistazo que da a las actitudes culturales en China durante este período de tiempo, dijo.

El descubrimiento de los esqueletos y la evaluación de Wang de su importancia se detallan en el International Journal of Osteoarchaeology. La investigación de Wang se centra en los esqueletos craneofaciales, y su equipo de investigación descubrió recientemente el primer caso confirmado de modificación craneal intencional de hace más de 12.000 años en el norte de China.

El hombre, que se cree que tiene alrededor de 30 años, sufrió una fractura sin cicatrizar en el cúbito del brazo derecho. También falta parte del cuarto dedo de su mano derecha, lo que sugiere que podría haber vivido “una vida muy enérgica, tal vez un guerrero, o algo así”, dijo Wang. La mujer tiene unos 35 años, dijo, y parece haber tenido un problema con una de sus muelas del juicio.

La presencia del anillo de plata simple en el dedo anular de la mujer lleva a Wang a creer que los individuos probablemente eran marido y mujer. Según la apariencia de los esqueletos, son posibles varios escenarios.

No se pueden descartar otras posibilidades, pero los autores del artículo coinciden en que lo más probable es que la mujer se sacrificara para ser enterrada junto a su esposo.