El Congreso del Estado cedió a las presiones de Uber y permitirá que la empresa pueda seguir realizando cobros en efectivo, además de que los conductores podrán continuar operando con la licencia de conducir particular y no mercantil como había propuesto el gobernador Antonio Gali Fayad.
Además, el estado continuará dejando en manos de las Empresas de Redes de Transporte los filtros de seguridad propuestos por el Ejecutivo.
Con esto, empresas como Uber y Cabify serán las responsables de recibir semestralmente las cartas de antecedentes no penales y aplicar las pruebas socioeconómicas, psicométricas, psicológicas y toxicológicas a los conductores de las plataformas.
La Sesión Ordinaria en la que se someterá a votación estas reformas fue retrasada para realizar estas modificaciones.

 Texto publicado originalmente por: Diario Cambio