Infobae

 

Los centros de votación en Estados Unidos recibieron este martes a decenas de millones de votantes, cuyos sufragios se sumaron a los casi 100 millones de norteamericanos que participaron anticipadamente. Hasta el momento, en base a los datos confirmados, Donald Trump está alcanzando 174 votos electorales y Joe Biden 223.

El presidente republicano ganó en los estados de Florida (29), Ohio (18), Missouri (10), Indiana (11), Oklahoma (7), Mississippi (6), Arkansas (6), Alabama (9), Tennessee (11), Carolina del Sur (9), Kentucky (8), Virginia Occidental (5), Dakota del Norte (3), Dakota del Sur (3), Nebraska (3), Louisiana (8), Kansas (6), Iowa (6), Idaho (4), Montana (3) y Wyoming (3).

El candidato demócrata, en tanto, se impuso en California (55), Nueva York (29), Illinois (20), Maryland (10), Minnesota (10), New Jersey (14), Colorado (9), Connecticut (7), Massachusetts (11), Vermont (3), Delaware (3), Rhode Island (4), Nuevo México (5) Virginia (13), Oregon (7), Washington (12), Utah (6), New Hampshire (4), Hawaii (4) y el distrito de Columbia (3).

A medida que sigue avanzando el conteo de los votos, la atención del mundo se centra en tres estados fundamentales que podrían definir quién ganará la elección: Wisconsin (10), Michigan (16) y Pensilvania (20). Se estima que los resultados en estos estados pueden darse a conocer recién en algunos días, según indicó The New York Times.

También resta por conocer los resultados en Texas (38), Georgia (16), Carolina del Norte (15), Maine (4), Arizona (11), Nevada (6), y Alaska (3).

Una victoria en el voto popular no le asegura al candidato su llegada a la Casa Blanca. Los votantes eligen a los 538 miembros del Colegio Electoral, que son los encargados de elegir al presidente. El candidato necesita al menos 270 de esos electores para ganar la elección. Cada estado tiene asignado un número fijo de electores, proporcional a su población, y a los congresistas y senadores que envía al Congreso.

Como es tradición, a medianoche (5 GMT), el centro de votación del pequeño poblado de Dixville Notch, en New Hampshire, fue el primero en abrir y además contar los votos. A las 6, se dio apertura de las mesas en puntos como Nueva Jersey, Connecticut, Maine y Virginia. Sin embargo, cada estado tiene sus propias normas de horarios de cierre y método de conteo, por lo que va avanzando de forma irregular.

En las elecciones de este año, marcada por la pandemia de coronavirus, se registró un incremento masivo de votos por correo y votos adelantados, porque muchos votantes intentaron evitar casillas abarrotadas. Esto ha modificado el calendario de cuándo y cómo son contadas la mayoría de las boletas, lo que provoca incertidumbre sobre la fecha en la que habrá resultados definitivos.

Mientras tanto, los resultados preliminares en algunos estados clave podrían dar suficiente información para saber si hay una tendencia irreversible. Estados que tienen permitido procesar y contar boletas antes de la elección y que tienen un alto porcentaje de votos adelantados y votos por correo podrían liberar una proporción importante de los resultados antes del cierre de casillas.

Como en cada elección, la mayor atención está centrada en los estados bisagra, que en los comicios de hoy son Arizona (11), Florida (29), Georgia (16), Michigan (16), Minnesota (10), Carolina del Norte (15), Pensilvania (20) y Wisconsin (10).

Renovación del Congreso

Además de elegir al próximo presidente, los norteamericanos este martes también decidieron la nueva composición de gran parte del Congreso. En la Cámara de Representantes se renovarán los 435 escaños. Actualmente, los demócratas cuentan con mayoría (237-197). En el Senado, que controlan actualmente los republicanos con un estrecho margen de 53-47, se renovarán 35 de los 100 senadores.

La líder progresista Alexandria Ocasio-Cortez retuvo su banca en la Cámara de Representantes, al igual que Nancy Pelosi, líder de la cámara baja. Lindsey Graham, senador republicano cercano a Trump, conservó su banca en el Senado. El demócrata John Hickenlooper, en tanto, se impuso en la elección a senador en Colorado y le arrebató una banca al Partido Republicano.