Juró que el Congreso le dio el dinero para el muro. La realidad fue otra

Huffignton Post

El presidente Donald Trump no ha logrado que los mexicanos paguen por el gran muro prometido a lo largo de la frontera sur, y ahora parece que los estadounidenses tampoco pagarán por ello. En el plan de gastos de 1.3 billones de dólares estadounidenses para el año presupuestario, que se extiende hasta el 30 de septiembre, no hay ningún dinero para la construcción de un muro fronterizo. Trump y sus asesores estuvieron presionando por 25 mil millones de dólares (mdd) para el proyecto. La noche del miércoles, la oficina del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, solicitó 1,600 millones de dólares en el proyecto de ley, dinero destinado a pagar “barreras físicas e infraestructura, y fondos para tecnología y personal relacionados” a lo largo de casi 153 kilómetros. El mismo Trump tuiteó más tarde esa noche: “obtuve 1.6 mil millones de dólares para comenzar el muro en la frontera sur, el resto estará disponible”. Pero los demócratas señalaron que solo 641 millones de dólares de ese dinero están designados para 53 kilómetros de “nuevas vallas o diques” específicamente, no un muro de cemento. El resto del dinero es para reparar o reemplazar la tecnología del vallado o seguridad fronteriza existente. La oficina de prensa de la Casa Blanca no respondió a una consulta de HuffPost con respecto a la falta de dinero para el muro en el paquete presupuestario. El miércoles por la mañana, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, emitió un comunicado en general alabando el plan de gastos que aún no se había aprobado. Trump prometió desde el día en que comenzó su campaña en junio de 2015 que construiría una “gran muralla” para mantener a raya a los inmigrantes ilegales de México. “Construiría una gran muralla, y nadie construiría muros mejor que yo, créanme, y los construiré a un precio muy razonable”, alardeó Trump durante su discurso de anuncio en la Torre Trump. “Construiré una gran, gran muralla en nuestra frontera sur. Y haré que México pague por ese muro. Enmarquen mis palabras”.

Durante los siguientes 17 meses, prometió cientos de veces que construiría el muro rápidamente, y sin costo alguno para los contribuyentes de Estados Unidos. Trump explicó que su muro tendría al menos nueve metros de altura y se extendería a gran profundidad para evitar la formación de tú- neles. En una visita en diciembre de 2015 a Manassas, Virginia, Trump incluso entró en detalles de la construcción. “Va a estar hecho de hormigón endurecido, y va a estar hecho de barras de refuerzo. Eso es acero”, dijo Trump en respuesta a la pregunta de un niño. “Y vamos a establecer (la barra de refuerzo) en bases buenas y pesadas”. Pero que México pague por un muro que ese país ni siquiera apoya nunca fue una posibilidad realista. Una reunión planificada entre Trump y el residente mexicano Enrique Peña Nieto fue cancelada recientemente porque Peña Nieto no se retractó de su negativa a pagar.