La mitad de la fuerza de trabajo mundial perdería su empleo por Covid-19: OIT

El Economista

El La Organización Mundial del Trabajo (OIT) estima que el Covid-19 representará la pérdida de 305 millones de empleos en el segundo trimestre y afectaciones para 1,600 millones de trabajadores en el mundo. Por el coronavirus, más de 1,600 millones de personas que trabajan en la economía informal “corren peligro inminente de ver desaparecer sus fuentes de sustento”, informó este miércoles la OIT. Ese número de personas equivale a casi la mitad de la población económicamente activa (PEA) a nivel mundial. Conforme los días pasan y la pandemia por Covid-19 no cede, la OIT ha ido actualizando pero, sobre todo, ampliando las cifras de quienes padecen o padecerán los estragos laborales de esta pandemia.

En marzo alertaba de la pérdida de 25 millones de empleos en el mundo. A principios de abril señaló que 195 millones de empleos de tiempo completo podrían ser afectados. En esta última entrega, a finales de abril, prevé la caída de 305 millones de trabajos en el segundo trimestre del año. Diferentes organizaciones y actores sociales y políticos insisten en que quienes trabajan en la informalidad están en peores condiciones de afrontar esta crisis. La tercera edición del Observatorio de la OIT: El Covid-19 y el mundo del trabajo indica que estas personas ser verán muy afectadas por el confinamiento y/o por trabajar en los sectores más dañados. A nivel mundial hay más de 2,000 millones de personas que trabajan en la informalidad. Es decir, sin contrato ni prestaciones y mucho menos, seguridad social. La fuerza de trabajo en total, entre formales e informales es de 3,300 millones de personas.

La OIT calcula que el primer mes de la crisis “dio lugar a una disminución del 60% de los ingresos de los trabajadores informales a nivel mundial”. Por región, la disminución prevista “es mayor en África y América Latina, del 81 por ciento”. El organismo dio a conocer que “la situación ha empeorado” para todos los países. Pero, en las distintas regiones de América se perderán más horas de trabajo que en cualquier otra parte. En esta región habrá una pérdida del 12.4% de las horas de empleo. Para aterrizarlo en cómo le afecta esto a las personas: si alguien trabajaba tiempo completo, o sea, 8 horas al día, debido a la crisis le piden que sólo lo haga 4, pero con la mitad del salario en consecuencia.

¿QUÉ DE EMRESAS E INDEPENDIENTES?

Según la OIT, hasta el 22 de abril de 2020, el 81% de los empleadores en el mundo y el 66% ciento de los trabajadores por cuenta propia trabajan en países afectados por el cierre de las empresas, “con graves repercusiones sobre los ingresos y los empleos”. A unos días de que inicie mayo, China, donde ocurrió el primer contagio, ya ha levantado las medidas de distanciamiento social en diferentes sectores y áreas de su país. Poco a poco, otros países europeos lo están haciendo. En América Latina la enfermedad llegó después. Así que en los países de la región, como en México, el llamado es a permanecer en las casas y no acudir a los centros de trabajo para mitigar los contagios. Debido principalmente al levantamiento de medidas de cierre en China, el porcentaje de trabajadores que vive en países donde se ha ordenado o recomendado la suspensión de labores disminuyó de 81 al 68% en las últimas dos semanas de abril. El cierre de los lugares de trabajo están conteniendo un mayor avance de la enfermedad. Pero también trae “repercusiones graves e inmediatas” en las empresas y en los trabajadores por cuenta propia.

“Están expuestas a un riesgo elevado de insolvencia”, advierte el organismo encabezado por Guy Ryder. Lamentablemente, dice la OIT, aun cuando se levanten las medidas de distanciamiento social, empresas y trabajadores por cuenta propia que sobrevivirán “seguirán afrontando desafíos, ya que se prevé que la recuperación sea incierta y lenta”.