Por Mino D’Blanc.

Este lunes 18 de octubre trascendió a la eternidad el reconocido actor Miguel Palmer.

Su nombre completo es Miguel Ángel Palomera Gonzali. Nació en la ciudad de Villahermosa, Tabasco. Sus padres fueron Ángel Palomera y Viola Gonzali. Fue el menor de tres hermanos. Estudió la primaria en una escuela de monjas y la secundaria y el bachillerato en el Instituto Juárez. A los 17 años trabajó como actor aficionado en “La Bestia”, una radionovela de la estación XEVT de Tabasco. En 1959 trabajó en la obra teatral “El mañana es nuestro”.

Se mudó al Distrito Federal, siguiendo la idea de sus padres de que estudiara medicina. Al fallecer su padre, abandonó dicha carrera al decidirse dedicarse a la actuación. Trabajó como extra en cine. Luego incursionó en la radio interpretando pequeños personajes en radionovelas para radio Cadena Nacional.

Su debut profesional fue en la obra teatral “Tres auténticos angelitos”, compartiendo créditos con Mauricio Garcés. Su gran oportunidad se presentó al obtener un personaje importante en la obra “Cyrano de Bergerac” con Ignacio López Tarso y Patricia Morán; de hecho, ella se convirtió en su madrina y le cambió su apellido a Palmer. Luego trabajó en el cine y la televisión. La caja chica le dio fama al haber actuado en telenovelas exitosas como “Viviana” y “Los ricos también lloran”.

En 1983 ganó el premio TVyNovelas en la categoría “Mejor Villano” por “Al final del arco iris” y en 1984 fue nominado al mismo premio en la categoría a “Mejor Actor” por “Bodas de Odio”.

Descanse en paz.