Siguen las investigaciones para poder integrar el expediente y vincularlos a proceso
Exclusivas Puebla
Luego del asesinato de un conductor de la plataforma Didi en Puebla, el pasado 2 de mayo por la tarde noche, agentes ministeriales lograron detener a dos presuntos responsables de ese delito, los cuales siguen siendo investigados por parte de la Fiscalía para poderlos vincular a proceso.
Hasta ahora se sabe que el servicio que brindó la víctima identificada como Jesús Ángel N., de 19 años de edad es que el día en que desapareció hizo un servicio por su propia cuenta a una persona conocida, y no bajo el esquema de la plataforma.
De acuerdo con las investigaciones, ese sábado por la tarde, la víctima recibió una llamada a su celular de un cliente frecuente que le pidió lo buscara poder llevar a su novia a su casa, por lo que el joven salió de su casa rumbo a la dirección que le indicó ese cliente.
Sin embargo pasaron las horas y el joven no aparecía, lo que motivo a su familia a buscarlo, y después de un determinado tiempo, solicitaron el apoyo de unos policías, que de inmediato se sumaron a la búsqueda.
Durante ese tiempo se interrogó a toda la gente posible, incluso los oficiales lograron ubicar la dirección a la que le fue solicitado el servicio, y fue así como no sólo encontraron su unidad, sino que también el cuerpo sin vida de Jesús Ángel.
Por esos hechos ubicaron a dos presuntos responsables, los cuales fueron puestos a disposición de las autoridades competentes, para que se les investigue a fondo.
Los detenidos responden a los nombres de Adriana N, y Carlos N, de 18 y 19 años de edad, respectivamente, los cuales hay que recordar que la Fiscalía los encontró prácticamente en flagrancia, intentando ocultar el cadáver.
Sin embargo, hasta ahora se desconoce el verdadero móvil de este asesinato, aunque se presume que los sospechosos querían robarle su unidad, pero al parecer ya había también algo más luego de que se logró corroborar que el homicida al parecer si era cliente frecuente del joven Jesús Ángel.
Pero también se tiene la teoría de que hubo un tercer participante en estos hechos, que podría tratarse de la persona que lo privó de la vida, mientras sus cómplices se encargaban de ocultar el cuerpo.