Jesús Lemus

Trabajadores del INEGI Puebla denunciaron que hay casos de COVID-19, además de revelar que fueron despedidos injustificadamente, a pesar de tener un contrato que según se acaba en la quincena de abril.

Los trabajadores se manifestaron en el zócalo de la ciudad de Puebla, donde se señaló que hay tres personas con síntomas que representarían esta pandemia; dos son supervisoras y un encuestador.

En torno a los despidos, los trabajadores mencionaron que la quincena que concluyó fueron despedidos pero no les quieren liquidar su respectivo pago, a pesar de cumplir con sus tareas durante el censo aplicado en marzo.

“Debe recibir una prueba de COVID-19 porque empezó a tener síntomas respiratorios tras entrevistar a un ciudadano que según vino de Estados Unidos, otras dos supervisoras tienen malestares y están esperando su prueba de laboratorio”.