Jesús Lemus

El Congreso de Puebla empezará con los trabajos para disminuir la violencia obstétrica que se vive en las mujeres, a través de una reforma a la Ley para una Vida Libre sin Violencia en favor de este sector.
Con base en los datos proporcionados durante un foro organizado en el Congreso del Estado de Puebla, la entidad se encuentra en los primeros lugares con el mayor número de quejas por violencia obstétrica.
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) documentó que del IMSS viene el mayor número de quejas emitidas por las mujeres por algún tipo de violencia obstétrica que sufren las mujeres.
Puebla, Baja California y Veracruz, también se ubica con los primeros lugares donde las mujeres, principalmente indígenas, son victimas de violencia obstétrica, luego de no ser consultadas para la colocación del dispositivo intrauterino.
La diputada local del Partido Encuentro Social (PES), Nora Merino Escamilla, dijo que en su reforma de violencia obstétrica, buscará que las mujeres tengan certidumbre en los procedimientos que reciben durante el proceso de gestación.
Dijo que plantea que durante algún procedimiento de gestación, las mujeres se acompañen de un familiar para garantizar la tranquilidad del paciente.
También buscará consensar con la paciente el número de enfermeras o estudiantes que deben estar en el procedimiento de la mujer, porque en ocasiones son grabadas con el celular sin el consentimiento de la mujer.