El tomar bebidas fermentadas como vino, cerveza y pulque con moderación (una copa o vaso al día) alcaliniza el cuerpo, lo cual propicia una buena digestión y puede ayudar a evitar enfermedades degenerativas.

Estas virtudes de los fermentados las expone el doctor David Duarte, pionero en México de la medicina UNANI, y agrega que en cambio las bebidas destiladas: tequila, ron, coñac y ginebra, entre otras, tienen un efecto ácido poco o nada saludable.

“Cuando nuestro cuerpo tiende a un pH ácido –explica Duarte-, se favorece una gran cantidad de enfermedades, mismas que pueden evitarse con un pH alcalino.

“La dieta del hombre moderno es alta en azúcares, harinas y lácteos, es decir, en comida que al ser metabolizada provoca un pH ácido en nuestro cuerpo, lo que es la causa real y de fondo de 90% de las enfermedades digestivas y crónico-degenerativas.

“Una dieta alcalina y el consumo de bebidas fermentadas pueden ayudar a revertir este proceso. Mantener el cuerpo con un pH ligeramente alcalino (similar al de la sangre que tiene un pH de 7.45) es la clave para una buena salud.”

Así que no dudes tomar aunque sea una al día.

Texto originalmente publicado por: E-Consulta