Para afianzar las buenas prácticas de los capitalinos en materia protección civil, este martes la Ciudad de México simulará un sismos de ocho grados.

En punto de las 11:00 horas sonará la alerta sísmica, como parte del simulacro que cada año, desde 2004, se realiza en conmemoración del terremoto del 19 de septiembre de 1985.

La hipótesis es un sismo de ocho grados con origen a 28 kilómetros al suroeste de Tecpan, Guerrero; profundidad de 13 kilómetros y un tiempo de percepción de 60 segundos.

El 6 de septiembre la alerta sísmica se activó a las 19:10 horas, sin embargo no fue parte de ningún simulacro ni tampoco se registró algún sismo.

Al día siguiente volvieron a resonar los altavoces a las 23:50 horas, pero en esta ocasión sí se trató de un sismo de 8.2 grados que dejó sólo daños materiales en la Ciudad de México.

El 14 de septiembre usuarios de redes sociales reportaron que cerca de las 13:00 horas se volvió a activar la alerta sísmica, aunque sólo en la zona de Polanco sin que se registrara sismo.

La alerta sísmica da 50 segundos de ventaja para evacuar o resguardarse en una zona de menor riesgo antes de que el sismo sea perceptible.

¿Por qué participar?

La Ciudad de México está ubicada en una región en la que los sismos son perceptibles e incluso pueden generar graves daños, por lo que es importante que la población esté preparada para saber cómo actuar durante un temblor.

“Los simulacros son ensayos que sirven para reforzar y mejorar los protocolos de actuación, ponen a prueba la capacidad de respuesta de los miembros de una familia, si se realizan en casa, a las brigadas internas de protección de los inmuebles públicos y a las autoridades”, menciona Protección Civil.

Para la Secretaría de Protección Civil del Gobierno de la Ciudad de México es fundamental que la población de la capital del país sepa, cómo actuar en caso de sismo, pues con una adecuada previsión y reacción se pueden salvar vidas.

Situación sísmica

México se caracteriza geológicamente por su gran actividad sísmica y volcánica; está ubicado en el llamado Cinturón de Fuego, donde se registra gran parte de los movimientos telúricos a nivel mundial.

Por ello somos uno de los países del mundo con mayor actividad telúrica, ya que según estadísticas, se registran más de 90 sismos por año con magnitud superior a 4 grados en la escala de Richter, lo que equivale a un 60% de todos los movimientos telúricos que se registran en el mundo.

Con base en el registro estadístico, los estados con mayor riesgo y donde ocurren sismos de gran magnitud que pueden afectar a la Ciudad de México son: Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Estado de México y Veracruz.

Zonas vulnerables

El norte y oriente de la Ciudad de México son las regiones más vulnerables ante sismos de gran magnitud como el que se registró el jueves pasado, que alcanzó los 8.2 grados Richter.

El mapa de zonificación sísmica de la Secretaría de Protección Civil capitalina divide a la Ciudad en tres zonas de acuerdo con el tipo de suelo: firmes y rocosos (I); transición (II) y blandos (III).

De acuerdo con este mapa, las delegaciones más vulnerables son Gustavo A. Madero; Venustiano Carranza; Cuauhtémoc; Iztacalco; Iztapalapa y algunas partes de Xochimilco y Tláhuac.

Los suelos blandos se refieren a terrenos asentados en donde se ubicaban los antiguos lagos de Texcoco y Xochimilco y favorecen la amplitud de las ondas sísmicas.

En la zona I, con suelo firme y rocoso, están las delegaciones Coyoacán, Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Álvaro Obregón, Tlalpan, Milpa Alta y algunas partes de Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Xochimilco y Tláhuac.

Los suelos de transición (intermedios) se extienden a lo largo de zonas de la Gustavo A. Madero, Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Benito Juárez y Coyoacán.

Algunos puntos de gran concentración de personas que son vulnerables son el Aeropuerto de la Ciudad de México (AICM), el Centro Histórico, Tlatelolco, las colonias Roma y Doctores.

Texto originalmente publicado por: Publimetro