Una fuerte caída de su motocicleta y un derrape en una pendiente, fue lo que se vivió durante los entrenamientos del MotoGP

 

Odemaris González

La tensión que se vivió en la segunda sesión de entrenamientos libres, posteriores al Gran Premio de Portugal de MotoGP, en la tercera fecha del campeonato de motociclismo más importante del mundo ha sido impactante. El japonés Takaaki Nakagami causó preocupación en los presentes del Autódromo Internacional do Algarve de Portimão tras tener un accidente atroz.

Los ensayos estaban yendo con normalidad, hasta que el japonés, de 29 años, en una cuarta temporada seguida con el equipo LCR Honda Idemitsu, comenzó a perder el control de su motocicleta, tuvo un versal golpe, pero sin graves consecuencias.

Al enfrentar su primera vuelta rápida, tuvo un derribe en la bajada, cerca de la curva 1 del Autódromo, rodando decenas de metros hacia abajo en una pendiente, sin poder frenar. Incluso su moto terminó totalmente destruida. 

Aunque la escena fue aparatosa, el motociclista Nakagami fue obligado a realizarse un examen rápido para comprobar que no tuviera alguna lesión interna grave, huesos rotos o fracturas. Una vez comprobado que no tuviera ninguna lesión y que estuviera en condiciones de continuar con sus prácticas, regresó a la pista.

Con un gran resultado en su regreso y después de su chequeo médico, dio unas vueltas más, incluso con una en la cual logró colocarse en los 10 primeros de la jornada. 

Francesco Bagnaia (Ducati) obtuvo el mejor tiempo de las dos primeras sesiones de entrenamientos libres del Autódromo Internacional do Algarve de Portimão, el cual declaró el regreso de Marc Márquez tras su ausencia temporal a causa de una lesión.