Gabriela N. fue víctima de violencia digital en Huauchinango, Puebla. Sus fotos donde aparecía desnuda fueron publicadas en varios grupos de Facebook donde además se revelaba la dirección donde vivía. La publicación decía que ofrecía sus servicios por cierta cantidad de dinero que debía ser depositada a un número de cuenta a través de tiendas OXXO. A la casa de Gabriela llegaron varios hombres solicitando el “servicio” por el que habían pagado sin que ella estuviera enterada de lo que ocurría.

En el estado de Puebla, 10 mil 110 hombres exhiben fotos de mujeres, las denigran, amenazan y hasta las “venden” a través de grupos cerrados de  Facebook WhatsApp. En total, existen 34 páginas autonombradas “logias” que solo aceptan a los miembros si mandan “contenido nuevo” o fotografías de mujeres cercanas a ellos o sus exparejas que violentan su intimidad.

Algunas de las fotos sexualmente explícitas que se muestran en estos grupos son tomadas sin el consentimiento de la víctima y sus datos personales son expuestos a miles de hombres. Estos grupos se justifican diciendo que la mujer es responsable de lo que ocurre pues “ella mandó la foto”.

Para la activista y fundadora del Frente Nacional para la Sororidad, Olimpia Coral Melo, las mujeres tienen el derecho y están en toda la libertad de practicar “sexting” con su pareja. Lo que no acepta, es que este contenido sea exhibido públicamente sin su consentimiento, lo que representa violencia digital y de género.

log1

 

Olimpia Coral explicó a PÁGINA NEGRA que se trata de un tipo de violencia que se ha trasladado a varios ámbitos, no solo en internet. Por ejemplo, una joven que fue víctima de este tipo de publicaciones fue representada en una especie de videojuego que consistía en mutilarla e introducirle varios objetos en sus partes íntimas.

El 90 por ciento de las víctimas de violencia digital son mujeres; la mayoría oscila entre los 18 y 29 años. Aunque eso no indica que las demás estén exentas, pues se han presentado casos de mujeres de 13 años o más de 30.

El Frente Nacional para la Sororidad atiende a las mujeres que sufren denigración sexual después de que sus fotos íntimas son publicadas en los grupos de Facebook y WhatsApp. Con ellas, se trabaja con el protocolo de atención a la víctima, protocolo para las instituciones y ciber seguridad.

A pesar de que hasta el momento no hay ninguna ley que incluya el delito de violencia digital, en Aguascalientes y Estado de México sí está tipificado el delito de “sexting”, sin embargo la mujer siempre resulta la responsable.

¿Qué es lo primero que te pregunta el Ministerio Público? ¿Quién mandó la foto? Pues entonces, ella tuvo la culpa, acusó Coral Melo.

En los demás estados, la denuncia se va equiparando a algunos delitos, según la clasificación. En Puebla es clasificada únicamente como ultrajes a la moral.

A pesar de que en la Ciudad de México ya se presentó una iniciativa para tipificar el delito de violencia digital que incluya una fiscalía especializada, hasta el momento las víctimas no tienen ningún respaldo y hasta son chantajeadas pues los usuarios “piden más fotos” para que el material que ya tiene no llegue a su familia o amigos en la red.

Cuando los integrantes de las logias se enteran que las jóvenes están solicitando ayuda, comienzan a publicar sus perfiles y amenazarlas

Estás son las hijas de su puta madre que se infiltraron y armaron su desmadre contra la logia” “Quémenlas vivas a esas perras”, exponen en los comentarios.

log3

 

log2

A pesar de que en Puebla se tiene conocimiento de que existen 34 logias privadas, sin contar las páginas que son públicas y ocupadas como respaldo, este es un problema a nivel nacional. El Estado de México presenta el mayor número de logias y casos, a la par de ser el estado número uno en feminicidios.

En Puebla, los grupos más grandes tienen de  834 o 716 miembros, hasta 50 por grupo. Todos con nombres referentes a pornografía. Todas estas “logias” tienen sus propios nombres y este diario tuvo acceso a ellas y sus contenidos, los cuales por respeto a las víctimas y para evitar que más miembros se integren a ellas, serán reservadas.

La activista originaria de Huauchinango explicó que aunque las mujeres hayan decidido mandar sus fotos a sus parejas, estas no tienen por qué ser exhibidas ni violentadas. Lo que se busca ahora es trabajar con ayuda de asociaciones y activistas para sensibilizar a los usuarios que comparten estas fotografías a denunciar todas las páginas para que sean dadas de baja.

De acuerdo a la activista, varios usuarios piensan que se trata de una venganza pornográfica, pues “seguro las mujeres hicieron algo o las encontraron con alguien” y sus parejas publican sus fotos. Precisamente esos son los temas que Olimpia pretende desmitificar.

¿Me debe dar pena a mí por ejercer mi sexualidad, por tomarme una foto para mí porque amo mi cuerpo, por ser libre en la intimidad? Vergüenza les debería dar a ellos. Si quieren ver porno, está chido, que vayan a las páginas que son legales.

log4

El INAI no protege los derechos de las víctimas: “los datos son públicos en internet”

Para el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) no se puede hacer nada con los datos que se suben a la red porque ya son públicos.

Una de las funciones de este organismo es proteger los datos personales que están en manos tanto del gobierno federal, como de particulares. Sin embargo, argumentan que no pueden intervenir cuando son expuestos en Facebook, por ejemplo, los nombres, teléfonos o direcciones de las víctimas, pues ya forman parte de un ámbito público.

Olimpia Coral Melo explicó que Facebook es una empresa privada que también debe ser regulada por las autoridades de cada país.

La Policía Cibernética tampoco actúa en estos casos

La activista explicó que la Policía Cibernética sólo actúa de manera preventiva e incluso sus páginas oficiales han sido “troleadas” por estás logias con cuentas falsas debido a que el tipo de denuncias ciberneticas no obtienen una acción específica de esta corporación perteneciente a la Policía Federal

Olimpia Coral dijo que no se trata de culpar a nadie, pues como tal, no hay una ley que especifique las funciones de la Policía Cibernética. Insistió que debido a esto sólo trabajan pera prevenir el delito y hasta el momento no han podido dar de baja a las páginas de internet.

violentometro

 

Texto publicado originalmente por:Periódico Central