Por: Felipe Flores Nuñez

La BUAP de hoy

Este lunes, iniciaron clases casi 15 mil estudiantes de nuevo ingreso a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Se trata de jóvenes que incursionarán indistintamente a los 84 programas de licenciatura, cinco modalidades semi escolarizadas, seis a distancia y tres en modalidad abierta, o bien a cualquiera de los cuatro planes de estudio en Técnico Superior Universitario. En enero próximo se incorporarán al nivel superior otros 3 mil jóvenes, algunos a los dos nuevos programas educativos de alto impacto regional: el de Técnico Superior Universitario en Innovación del Mantenimiento Industrial, en el campus San Salvador El Seco, o al de Técnico Superior Universitario en Horticultura Sustentable, en el campus Los Reyes de Juárez.

De manera adicional, incursiona en la oferta institucional una nueva carrera cuyo perfil pretende brindar herramientas para atender las problemáticas cotidianas que afrontan hoy en día ciudades en franco desarrollo como la de Puebla, respecto a temas torales como la movilidad, el cuidado del medio ambiente y las formas de vida. Se trata de la licenciatura en Gestión de Ciudades Inteligentes y Transiciones Tecnológicas, a cargo de la Facultad de Ciencias de la Electrónica, en vinculación con las facultades de Ciencias de la Computación, Economía y Arquitectura, y la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y Comunicaciones. Es así como la Máxima Casa de Estudios en Puebla renueva su accionar, en un contexto visionario que se enmarca en el Plan de Desarrollo Institucional 2017-2021, cuyo alcance y dimensión no han sido todavía percibidos, tal vez porque su anuncio se dio en medio del ruido mediático del proceso electoral recién concluido. En esa ocasión, el Rector Alfonso Esparza Ortiz habría adelantado que el proyecto está basado en ocho programas que incluyen las necesidades de académicos, administrativos y estudiantes, para conducir a la BUAP a mejores estadios de pertinencia social y calidad académica. “Estamos construyendo la universidad del futuro. Una universidad que representa desafíos. Una universidad que no habíamos presenciado en toda su historia”, afirmó. La propuesta integral incluye acciones concretas que abarcan todos los ámbitos de la vida universitaria, en rubros como la Oferta educativa; Ingreso, permanencia, eficiencia terminal y titulación; Docencia; Investigación y posgrado; Vinculación y responsabilidad social; Posicionamiento y visibilidad internacional; Mantenimiento, adecuación, desarrollo de la infraestructura educativa y tecnológica de la planta física; y, Gestión eficiente y buen gobierno. Habría dicho entonces que la universidad es un espejo del mundo.

“Es conocimiento, valores, humanidad, tecnología, pregunta y desafío, respuesta y paradigma. Todos nosotros somos universidad, porque somos ciudadanos comprometidos, porque creemos en nosotros mismos, pero, sobre todo, porque creemos que todos juntos somos mayores que cualquier desafío”. Y en ese afán de ofrecer más y mejor alternativas, la BUAP suscribiría semanas después un convenio de colaboración con el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Abierta y a Distancia de México, por el cual se impartirá en red la Licenciatura en Contaduría Pública y Finanzas Públicas. Esta cooperación tripartita permitirá coordinar capacidades académicas, programáticas y organizativas entre instituciones, para que más jóvenes tengan acceso a una formación profesional a través de sistemas no escolarizados, que será otra de las vertientes educativas previstas en el futuro próximo. Toda esta es la dinámica de una institución cada vez más sólida, permanentemente renovada y cabalmente comprometida con su comunidad y con su entorno social. Ciertamente, en la ruta innovadora de una universidad que no habíamos presenciado en toda su historia.