El Financiero

La AFL-CIO, la central sindical más grande de Estados Unidos, anunció hoy que han presentado la primera demanda laboral contra México bajo el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

La AFL-CIO, en conjunto con el Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU, por sus siglas en inglés), el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y de Servicios Movimiento 20/32 (SNITIS) y Ciudadano Público presentaron la primera demanda en conjunto bajo el llamado Mecanismo Rápido del T-MEC, conocido en Estados Unidos como USMCA, contra Tridonex, una fábrica de autopartes ubicada en Matamoros, Tamaulipas.

La central de trabajadores presentó la queja en base a la respuesta rápida laboral del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

La denuncia laboral será interpuesta en contra de la empresa de autopartes Tridonex, establecida en Matamoros, Tamaulipas, con matriz en Filadelfia (Cardone) y controlada por un grupo canadiense.

El caso está siendo interpuesto por el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y Servicios (SNITIS) de la activista Susana Prieto, el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y de Servicios Movimiento 20/32 (SNITIS) y Public Citizen.

Argumentaron que durante dos años, los trabajadores de Tridonex han sido acosados y despedidos por intentar organizarse con el SNITIS, un sindicato mexicano independiente de su elección, para reemplazar un sindicato corrupto de “protección”.

Antes de las elecciones estadounidenses en Estados Unidos, Susana Prieto, señaló en entrevista con El Financiero que México no está cumpliendo con las disposiciones laborales establecidas en el capítulo 23 del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), ya que el país es un ‘ejemplo’ de cómo violar los derechos de libertad y democratización sindical.

“Yo he estado denunciando que los incumplimientos laborales provienen de las empresas transnacionales establecidas en el país, ya que forman parte de la corrupción y el sistema político mexicano, no puede haber un sindicato corrupto sin una empresa corrupta”, indicó la abogada.

Desde el pasado 3 de septiembre, Richard Trumka, presidente de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus siglas en inglés) ya había declarado que planeaba presentar una demanda bajo el mecanismo de respuesta rápida del T-MEC, ya que tiene “tremendas preocupaciones con la capacidad de México para hacer cumplir sus propias leyes”.

“A Susana Prieto la arrestaron y la metieron en la cárcel sin ningún motivo, y luego le dijeron ‘Te dejaremos salir de la cárcel si prometes que no te organizarás en tres o cuatro años’, esa es una clara violación del acuerdo, por lo que estamos recopilando los hechos al respecto”, apuntó Trumka.

El gobierno de EU tendrá 30 días para determinar si el caso tiene mérito. En cuyo caso habrá que acordar una solución con Estados Unidos en los siguientes 55 días siguientes para evitar un panel.

En caso de que no se acuerde una solución, el panel establecido podría imponer multas o aranceles a la planta investigada si considera que hay una denegación de derechos laborales.

 

México no ha recibido notificación sobre demanda laboral en EU bajo el T-MEC: SE

 

Luego de que diversos sindicatos laborales de Estados Unidos presentaron al gobierno americano la primera solicitud de caso de respuesta rápida laboral en contra de México bajo el nuevo T-MEC, el gobierno mexicano informó que al momento no han recibido ninguna notificación de esta naturaleza.

Mediante una petición de información que realizó MILENIO a la Secretaría de Economía (SE), que dirige Tatiana Clouthier, indicó que aún no tienen información referente a la primera demanda laboral que el país vecino del norte buscaría imponer a México. “Hasta el momento la Secretaría de Economía no ha recibido ninguna notificación. Cuando se reciba la notificación habrá una respuesta”, aseveró la dependencia federal.

Hace unas horas el sindicato de la activista y abogada Susana Prieto (SNITIS), la principal central obrera de Estados Unidos AFL-CIO, el sindicato de Cardone en EU y Global Trade Watch, prestaron al gobierno americano la primer solicitud de caso de respuesta rápida laboral en contra de México bajo el nuevo T-MEC.

Está queja por parte de las organizaciones de EU en el sector laboral es contra la empresa de autopartes establecida en Matamoros, Tridonex, misma que tiene matriz en Filadelfia, EU, denominada Cardone; y es producto de la negativa de la empresa a los trabajadores de contar con una representación sindical independiente, tema establecido en el T-MEC. Ante esto, el gobierno de Estados Unidos tendrá hasta 30 días para determinar si el caso de la inconformidad tiene mérito y debe aplicarse, y en ese caso, se tendría que acordar una solución entre EU y México, en los siguientes 55 días siguientes para evitar un panel de solución de controversias. Sin embargo, en caso de que no se acuerde una solución favorable que determine una representación sindical independiente, el panel que se pueda formar podría imponer multas o aranceles a la planta investigada, si es que se considera que hay una denegación de derechos laborales, bajo el nuevo T-MEC.

El T-MEC fue diseñado para cambiar eso al dar más poder a los trabajadores para exigir mejores salarios, lo que también está destinado a evitar que los bajos costos laborales reduzcan más puestos de trabajo en Estados Unidos.

Reuters informó la semana pasada que cientos de trabajadores han buscado desde 2019 ser representados por una nueva organización sindical liderada por la activista y abogada Susana Prieto. Sin embargo, funcionarios laborales estatales nunca han sometido su solicitud a votación.

Prieto dijo que alrededor de 600 de sus adeptos en Tridonex fueron despedidos el año pasado, en lo que algunos trabajadores describieron como represalia por sus esfuerzos para cambiar de sindicato.

La empresa matriz de Tridonex es Cardone Industries, con sede en Filadelfia, controlada por la canadiense Brookfield Asset Management.

Bajo el “Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida” del T-MEC, las empresas en México y Estados Unidos pueden enfrentar aranceles y otras sanciones por no garantizar los derechos de los trabajadores, como la libertad de asociación.

La petición de la AFL-CIO marca la primera vez que es puesto en práctica el componente para hacer valer las condiciones laborales dentro del tratado comercial T-MEC. Empresas y activistas estarán muy atentos.

“Esto sienta un precedente”, dijo Catherine Feingold, directora del departamento internacional de la AFL-CIO, que presionó por mejores disposiciones sobre los derechos laborales en el T-MEC. “Va a ser una prueba para este nuevo sistema”.

La AFL-CIO enviará su petición a la Oficina de Comercio y Asuntos Laborales de Estados Unidos, que tiene 30 días para revisar el reclamo y determinar si debe llevar el caso al gobierno mexicano para una revisión adicional.

Funcionarios laborales mexicanos trabajarían luego con sus contrapartes estadounidenses para acordar los términos para corregir la situación. Todo el proceso, incluida una etapa final para determinar posibles sanciones y multas, debe resolverse en un plazo de cinco meses.

El presidente Andrés Manuel López Obrador quien promulgó una reforma laboral en 2019, prometió eliminar los contratos de protección de México que, según los críticos, anteponen los intereses de las empresas a los derechos de los trabajadores, lo que también es una prioridad del T-MEC.

Sin embargo, la nueva ley se está implementando gradualmente en todo México y los cambios no comenzarán a llegar al estado Tamaulipas, donde se localiza Matamoros, hasta 2022.

La petición también fue respaldada por la Unión Internacional de Empleados de Servicio (SEIU por sus siglas en inglés), que representa a los empleados de Cardone en Estados Unidos, junto con la Public Citizen’s Global Trade Watch, una organización sin fines de lucro estadounidense, y el sindicato de Prieto, llamado SNITIS