*Menos del 50 por ciento de los poblanos no pueden solventar el valor de los productos, derivado del aumento a las gasolinas, considerando que el salario mínimo para este 2018 es de 88.36: Díaz Peña

Por: Diego Armando Cuautle

Menos del 50% de los poblanos no cuentan con los ingresos económicos suficientes para solventar suficientemente el valor de una canasta básica, lo que significa que Puebla está entre las principales entidades con mayor índice laboral, subrayó  Luz del Carmen Díaz Peña, catedrática del Departamento de Administración, Economía y Finanzas del el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) Campus Puebla.

En entrevista indicó que todos los factores externos e internos están afectando la economía de las familias; a pesar de que el salario mínimo para este 2018 alcanzó los 88.36 pesos por día, no es suficiente para hacer frente a los incrementos en precios en los bienes y servicios de primera necesidad como los que se están dando en los últimos meses en todo el país.

Cabe señalar que Puebla se encuentra junto a Tlaxcala, Morelos, Zacatecas, Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Chiapas como los estados que tienen una mayor problemática en este tema de acuerdo al Semáforo Económico México ´¿Cómo Vamos?´.

Explicó que uno de los sectores que más ha influido en esta alza es el de los energéticos y el de los productos agropecuarios, los cuales en los últimos meses oscilan entre el 12 y 8%, “el aumento de la gasolina, los pequeños y medianos comercios, la mediana empresa, son los que, al final, perderán el mayor margen de utilidad y se verán obligados a subir sus precios”, comentó.

Agregó que el aumento a la gasolina impactará de manera directa en la canasta básica, en productos que tienen su origen en el campo por lo que recomendó  que las familias hagan una planeación semanal de sus gastos de primera necesidad para administrar bien sus ingresos, y no gastar más allá de lo necesario.

Realizó especial énfasis la importancia de que el gobierno detone acciones para que no sigan subiendo los precios, entre ellas crear acuerdos con empresarios y productores así como la implementación de una política monetaria óptima para determinar la tasa de interés que no fomente el incremento en préstamos bancarios y contribuya en un exceso de demanda.