Infobae

El ex presidente de Cataluña Carles Puigdemont llegó a un acuerdo con ERC, uno de los partidos independentistas del Parlamento regional, para tratar de ser investido de nuevo jefe del Gobierno catalán, una tarea que todavía enfrenta varios obstáculos.

El acuerdo se logró la noche del martes en una reunión celebrada en Bruselas, entre Marta Rovira, dirigente de ERC (izquierda republicana), y el propio Puigdemont, en nombre de la coalición Junts per Catalunya (JxCat), informaron este miércoles fuentes de ambas formaciones soberanistas.

Puigdemont continúa prófugo de la Justicia española, que lo investiga por varios supuestos delitos relacionados con el proceso independentista catalán. Por este motivo, estas fuerzas políticas estudiarán la posibilidad de investirlo a distancia, de forma delegada o “telemática” si no está presente, algo a lo que se oponen los partidos que defienden la unidad de España.

“No sabemos cómo quieren hacerlo, vendrán, no vendrán, se quedarán en Bélgica, intentarán hacerlo desde allí… La vía telemática nosotros la vemos muy extraña”, decía el jueves pasado una fuente de ERC a la AFP. Aunque la competición entre ambas formaciones parecía cada vez más áspera, finalmente llegaron a un entendimiento.

El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto al ex vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, durante un acto por independentista frente al palacio de la Generalitat en Barcelona (AP Photo/Manu Fernandez)

El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto al ex vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, durante un acto por independentista frente al palacio de la Generalitat en Barcelona (AP Photo/Manu Fernandez)

La intención de Puigdemont es regresar a España —donde le espera una orden de detención— una vez que ya haya sido investido. “Si se presenta a las puertas del palacio de la Generalitat (sede del Gobierno catalán) rodeado de 500 alcaldes que lo apoyan, ¿el Gobierno español va a arrestarlo?”, se pregunta una fuente de su candidatura. “Y si viene y lo detienen, no hay legislatura y a nuevas elecciones en tres meses”, añade.

El acuerdo también es para formar una mayoría de diputados independentistas en la Mesa (órgano de dirección) del próximo Parlamento regional, que se constituirá el 17 de enero, luego de las elecciones regionales del 21 de diciembre convocadas por Madrid. El presidente de la Cámara Legislativa Regional sería de ERC.

En esos comicios, JxCat obtuvo 34 diputados, entre ellos Puigdemont, y ERC consiguió 32, a dos de la mayoría absoluta (68); el otro partido independentista, la CUP (radicales antisistema) lograron 4 escaños. JxCat plantea una investidura “telemática”, que se podría hacer vía Skype, o bien delegar en otro diputado presente en el pleno la lectura del discurso de Puigdemont como candidato a presidente regional de Cataluña. Con información de Reuters