Huffignton Post

Activistas a favor de la legalización del aborto se abrazan unas a otras afuera de las instalaciones del Senado Argentino que se ubica en Buenos Aires. El debate para despenalizar el aborto en Argentina no sólo se llevó a cabo en el Senado, pues partidarios y detractores de la medida desafiaron la intensa lluvia que cayó en Buenos Aires para seguir el debate en las pantallas gigantes instaladas en el exterior del Congreso. Activistas en favor de la legalización del aborto lanzaban consignas a favor, previo a la votación de los senadores. Desde muy temprano los alrededores del inmueble se llenaron de mujeres con sus pañuelos verdes, sus rostros pintados, pelucas, bolso y vestimentas. Todo era verde. Activistas proaborto se dieron cita desde las primeras horas del miércoles para manifestar su apoyo por la medida que legalizaría el aborto en Argentina. “Aborto legal, en el hospital”, gritaban centenares de mujeres como una consigna de esperanza. Activas a favor del aborto siguieron la discusión de más de 15 horas en el Senado en las pantallas gigantes que colocaron afuera del Congreso. Las más jóvenes le pusieron pasión a la manifestación: “¡Abajo el patriarcado, se va a caer! ¡Arriba el feminismo que va a vencer!”. “Fuera macho, fuera macho”, gritaban cuando hablaba un senador contrario a la legalización del aborto. Activista a favor del aborto sentada frente a una fogata echa afuera del Congreso para contener el frío. Sin embargo, tras 15 horas de discusión, los senadores argentinos pusieron fin al proyecto con 38 votos en contra, 31 a favor y 2 abstenciones.Tras la resolución, estalló la bronca del lado proaborto. En contraste, del otro lado de la plaza del Congreso, separados por varias filas de vallas y policías, se ubicaban los celestes provida, como se autodenominan los que rechazan la legalización, festejando con algarabía y fuegos artificiales. Activistas provida festejan la votación de los senadores argentinos que no aprobaron legalizar el aborto en el país sudamericano. Mientras marchaban en las calles, varias mujeres señalaban que la pelea seguirá como desde hace muchos años. Activistas en favor del aborto, luego de darse a conocer la votación en el Congreso: 38 votos en contra, 31 a favor y 2 abstenciones. Las más jóvenes lloraban de indignación. Había sido su primera derrota, pero afirmaban que “en las calles y los barrios el aborto ya es legal”. Momentos más tarde, cerca del Congreso, hubo disturbios entre algunos rezagados. Ocho fueron detenidos.