Exclusiva presidencial

Martín Gutiérrez

Dada la dimensión del golpe que el Gobierno Federal propinó al crimen organizado, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer en su conferencia mañanera que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ubicó y desmanteló un narcolaboratorio en el municipio de Tehuitzingo, Puebla. El presidente de la República confirmó que se trata de un laboratorio de drogas sintéticas, también conocido como “cocina”. En el lugar fueron asegurados nueve reactores para síntesis orgánica con tubo condensador, mil kilogramos de ácido tartárico, contenidos en 40 costales de 25 kilogramos y 750 kilogramos de sosa cáustica, contenidos en 30 costales de 25 kilogramos.

El Ejército también halló 4 mil 250 litros de formol, contenidos en 18 tambos de 200 litros y 13 garrafones de 50 litros, así como 6 mil litros de acetona en 30 tambos de 200 litros. El presidente López Obrador se refirió al hallazgo como “veneno” o sustancias que al ingerirse matan y luego, dijo, es “un auténtico cochinero, de puro veneno”, señaló. Por eso, añadió el presidente, para alejar a los jóvenes del crimen organizado y del consumo de estupefacientes, se tienen programas como “Jóvenes Construyendo el Futuro, becas, Sembrando Vida, becas deportivas, escuelas para futbol y escuelas para beisbol”. Aseguró que su gobierno se volverá experto y va a informar a la ciudadanía “cómo es un laboratorio, cuáles son las sustancias, de dónde llegan las sustancias, cómo se elaboran, cuánto cuesta comprar la materia prima, cuánto cuesta vender las pastillas, qué daño hacen, qué parte del cerebro destruyen, por qué son de alto riesgo, peligrosidad, por qué matan”, concluyó el presidente de la República.