Huffignton Post

El prefecto de la Secretaría de Comunicación, Dario Edoardo Viganò, renunció este miércoles en medio de un escándalo, por una fotografía manipulada digitalmente que tergiversó una carta del retirado papa Benedicto XVI. El papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor Viganò sobre lo que se ha denominado el escándalo del “buzón”, informó la agencia AP. El papa nominó al sacerdote italiano, monseñor Lucio Adrián Ruiz, para asumir el control del departamento de comunicaciones del Vaticano. La renuncia se produjo luego de que el Vaticano admitiera la semana pasada que se alteró digitalmente una fotografía de una carta escrita el 7 de febrero en la que Benedicto XVI, comentaba una nueva serie de libros de 11 volúmenes sobre la teología del papa Francisco. Viganò le había pedido a Benedicto que escribiera una reseña de la serie. La foto fue publicada por el departamento de comunicaciones del Vaticano el 12 de marzo, un día antes del quinto aniversario de la elección del papa Francisco. Según los informes, Viganò leyó partes de la carta en una conferencia de prensa sobre la serie de libros y la usó para repudiar a los críticos conservadores de Francisco, quienes dicen que el estilo del papa es un cambio radical respecto de su predecesor, según la AP. Viganò citó una parte de la carta en la que Benedicto escribe que los libros muestran la “continuidad interior entre los dos pontificados, con todas las diferencias de estilo y temperamento”. Pero no pudo leer la dura crítica de la carta a uno de los autores del volumen “puntos de vista antipapistas” sobre Benedicto y su predecesor, Juan Pablo II. La carta de Benedicto también admite que no tuvo tiempo para leer toda la serie de libros, y no puede ofrecer una revisión teológica sólida del proyecto.