Cristian Manjarrez

Últimamente, los cruceros del Bulevar Forjadores, que abarcan territorios de los municipios de Cuautlancingo y San Pedro Cholula, son usados como centros de operación de comerciantes informales, que, generalmente, centran sus ventas a los automovilistas y usuarios del transporte público. En Cruz del Sur, perteneciente a Cuautlancingo, unas diez personas, en su mayoría adultos, ejercen esta práctica no permitida por las autoridades del rubro de Normatividad y Giros Comerciales; mientras que, en San Pedro Cholula, el crucero más abarrotado por el comercio informal es el encontrado a la altura de Plaza San Diego, todos, principalmente dedicados a la venta de frutas, refrescos, dulces y accesorios para vehículos. En el crucero que comunica a zonas de San Pedro Cholula, Cuautlancingo y Coronango, así como de Juan Crisóstomo Bonilla, los vendedores aprovechan la luz roja del sistema de semáforos para recorrer las filas que forman los automovilistas para esperar el pase de circulación. Autoridades de las jurisdicciones que tienen conocimiento de esta situación aseguran que, constantemente, hacen operativos de retiro de esta población que llega a concentrarse con la intención de ejercer el comercio no regulado, pese a que ese factor pone en riesgo sus vidas o puede llegar a provocar accidentes.