• Al actual Ayuntamiento de Cuautlancingo no le ha interesado el tema de la seguridad pública y ahí están las consecuencias con la normalización de la violencia

Exclusivas Puebla

En Cuautlancingo se normalizan las escenas cotidianas de cuerpos embolsados o ahorcados como sucedió esta semana con el hallazgo de dos cadáveres.

Mientras tanto, la Policía Municipal de Filomeno Sarmiento, el edil panista, no logra articular ningún programa de proximidad social y menos de prevención del delito.

Ello ha permitido que crezca el fenómeno del narcomenudeo, sobre todo en escuelas y unidades habitacionales donde carecen de la presencia policiaca, así como de pláticas de prevención del delito y cómo alejarse de las adicciones.

Al actual Ayuntamiento de Cuautlancingo no le ha interesado el tema de la seguridad pública y ahí están las consecuencias con la normalización de la violencia.

Filomeno Sarmiento se ha olvidado de la promoción deportiva, de actividades culturales y recreativas.

El hallazgo más reciente es el de un cuerpo de un hombre sin vida entre Sanctorum y Almecatla.