“Moreno Valle era mi líder moral”, así anunció su salida de la vida política

Eduardo Sánchez

La muerte de ex mandatario Rafael Moreno Valle aún sigue dejando secuelas dentro de la política mexicana y más dentro de la fracción panista en la que trabajó por cerca de 25 años; ahora, su más fuerte sucesor ha abandonado la escena y ello podría marcar el fin del morenovallismo. El día de ayer, Eukid Castañón anunció mediante un comunicado para la opinión pública, su salida de la vida política, debido a que no existía un líder moral dentro del Partido Acción Nacional, y además resaltó el vínculo que formó con Moreno Valle. Fue el 24 de diciembre cuando la gobernadora del estado, Martha Erika Alonso Hidalgo y el senador por Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas, perdieron la vida, luego de que el helicóptero en el que viajaban cayera en picada en inmediaciones del municipio de Coronango. Tras este hecho (del que se han dado muy pocos avances en las investigaciones) quedaron puestos libres tanto en los diferentes poderes como dentro del Partido Acción Nacional, donde el morenovallismo ya contaba con el respaldo de al menos el 10 por ciento del consejo partidista.

Entre los perfiles más fuertes para tomar las riendas del legado de Moreno Valle figuraban nombres como el de Eukid Castañón, ex diputado federal y operador político del grupo; Roberto Moya Clemente, operador financiero, y quien recientemente tomó protesta como senador en el lugar de Moreno Valle; Antonio Gali Fayad, ex gobernador de Puebla y Luis Banck Serrato, ex presidente municipal de Puebla. Sin embargo, el anuncio de Castañón reforzaría lo que muchos ya habían pensado con la fatídica muerte de la pareja poblana: La extinción del morenovallismo. En el mensaje, Eukid refirió: “Hoy, al cumplirse 22 días de esta irreparable pérdida y al no estar Martha Erika y Rafael Moreno Valle, quien fue mi líder moral, he tomado la decisión de retirarme definitivamente de la vida política y concentrarme de tiempo completo en mi familia y proyectos personales”. La presencia de la corriente morenovallista dentro del PAN atrajo tanto colaboradores como detractores y alcanzó fuerza no sólo en el estado, sino también a nivel nacional, como ejemplo la llegada de Rafael Moreno Valle al Senado de la República, convirtiéndose en líder de las bancadas, aunque anteriormente había sido un conciliador para la alianza PANPRD, misma que le dio el lugar de gobernador en 2010. La ex diputada y representante del grupo, Olivia Garza, declaró en días pasados a los medios de comunicación que la fuerza del grupo prevalecía, pues contaba con 50 consejeros a nivel nacional, lo que representa el 10 por ciento del consejo. Cerca de unos 45 mil panistas se encontraban apoyando a la corriente partidista, y resaltó que lograron crecer más que El Yunque, el grupo más tradicional y antiguo del partido, además de ser el principal detractor de Moreno Valle. Quienes conocieron al ex gobernador, lo señalaron como un buen negociador, con metas claras y trabajador en cuanto a los proyectos que se disponía, razón por la cual logró comandar una fracción del partido y se perfilaba para contender por la presidencia de la República en 2024.

Con los reacomodos dentro del grupo, ningún personaje cumplía con lo necesario para reemplazar a Moreno Valle, y el salto de varios políticos era un posible escenario, que se refuerza con el abandono de Eukid. Como agentes libres y sin nadie que los restrinja o amenace con pruebas de espionaje que realizó el ex gobernador, se encuentran a la deriva esperando encallar en algún líder moral que reemplace a Moreno Valle o a otro partido que los acoja, lo que pase primero.

200 AÑOS DEL CHILE EN NOGADA