La construcción de la tercera línea la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA) implicará el derribo árboles, aunque aún no se conoce el daño ecológico que representará, declaró Myriam Arabián Couttolenc, presidenta de la Comisión de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente.

Por: Karen Meza/Central

La regidora panista señaló que para evitar un ecocidio como el que ocurrió en 2014 en la 11 Sur por la segunda línea del transporte articulado, el ayuntamiento de Puebla debe de conocer el proyecto a fin de reducir los daños ecológicos.

“Tenemos que revisar que desde antes el proyecto ejecutivo antes de iniciar la obra y ver el derribo de los árboles”.

Myriam Arabián declaró que el propósito es analizar qué árboles se pueden transplantar y se genere una verdadera estrategia de reforestación que repare la tala que implica el proyecto.

En febrero, el gobernador de Puebla, Antonio Gali Fayad prometió que la tercera línea de la RUTA estará lista para el mes de diciembre de este año o a más tardar en enero de 2018.

Para el proyecto se contemplan 600 millones de pesos, lo cual significa que incrementó su costo 100 millones, pues antes de tomar protesta dijo que se requerirían 500 millones de pesos, que circulará desde Ciudad Universitaria por el bulevar 5 de Mayo y tendrá dos rutas, una a los estadios y otra a la CAPU.

Sobre el proyecto, la regidora del PAN avaló que se homologue el servicio y se retiren las unidades del transporte público.

“Los impactos de los vehículos en la contaminación ambiental se debe de sustituir por este transporte”.