Autoridades de Chihuahua ordenaron transfusiones de sangre a una niña con leucemia; sus papás son Testigos de Jehová y se habían negado al tratamiento

El ministro Arturo Zaldívar hace un llamado a la SCJN a ser sensible a los devastadores efectos de la leucemia y al hecho de que la niña, que recibe atención gracias a que el DIF de Chihuahua asumió su tutela, tiene que resistir intensas oleadas de quimioterapia. El próximo miércoles 7 de agosto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) analizará un proyecto que respalda la actuación del Estado para ordenar la intervención de un médico si un menor de edad requiere atención urgente y sus padres le niegan el tratamiento por creencias religiosas o de etnia.

La propuesta del ministro Arturo Zaldívar respalda a las autoridades de Chihuahua para que ordenen transfusiones de sangre a una niña con leucemia. Sus padres, son Testigos de Jehová pertenecientes a la etnia rarámuri y se habían negado al tratamiento. El Estado puede intervenir en la autonomía familiar cuando advierta que se coloquen en riesgo la vida o la salud de un menor de edad. En casos como el presente, esto se actualiza si los padres de un menor pugnan por un tratamiento alternativo que no es viable considerar, debido a una situación de premura médica, o bien, que carece de un nivel similar o comparable de eficacia al del tratamiento convencionalmente indicado”