• La guía para el manejo médico de casos de viruela del mono en México busca ser una orientación para el personal de salud de primer contacto en las unidades de atención del sector público o privado

Expansión Política

La Secretaría de Salud emitió este 25 de julio la guía para el manejo médico de los casos de viruela símica en México. El documento busca ser una guía de consulta para el abordaje inicial de la viruela símica y de orientación para el personal de primer contacto en las unidades de atención del sector público o privado.

Estas son algunas medidas que se establecen en la guía para evitar los contagios y el abordaje médico que se debe tener ante esta enfermedad, declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como emergencia global.

Si crees estar contagiado de viruela símica, la recomendación es utilizar cubrebocas al acudir a una evaluación en la unidad de atención y cubrir toda lesión en la piel.

La Secretaría de Salud puntualiza además que los casos con enfermedad leve o no complicada y sin alto riesgo de complicaciones pueden recibir manejo ambulatorio, con aislamiento en el hogar durante el periodo infeccioso.

Sobre la atención de casos sospechosos, probables o confirmados se recomienda al personal de salud utilizar el siguiente Equipo de Protección Personal (EPP):

  • Guantes
  • Bata quirúrgica manga larga
  • Mascarilla quirúrgica
  • En caso de procedimientos que generan aerosoles utilizar respirador (con certificación NIOSH con eficiencia de filtración del 95 % para partículas infecciosas de 0.3 µm, N95)
  • Protección ocular (goggle con ventilación indirecta o careta).

Además se insiste en que no se deben usar tapetes desinfectantes, ni túneles u otros mecanismos que produzcan aerosoles.

Ante el riesgo de la transmisión, también se debe llevar a cabo un manejo adecuado de la ropa de los pacientes, evitando sacudir sábanas y el uso de ventiladores. En las habitaciones no se debe utilizar escobas o limpieza en seco.

En dado caso que el contagio sea confirmado durante la lactancia, se recomienda que esta se retrase hasta que se cumplan los criterios para suspender el aislamiento. No obstante, se desconoce si el virus puede estar presente en la leche materna.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, hasta el momento no existe tratamiento específico para la infección por el virus de la viruela símica.

El tratamiento deberá estar enfocado en antipiréticos y analgésicos y se debe evitar el uso de antibióticos como profilaxis para la infección bacteriana secundaria.

Para las lesiones orales, se recomienda indicar enjuagues orales, uso de antisépticos (clorhexidina) y/o anestésicos locales. Para las lesiones en genitales o ano, se recomienda los baños de asiento con agua tibia y bicarbonato de sodio.

Las lesiones siempre deben mantenerse limpias y secas.

El objetivo del tratamiento debe estar basado principalmente en aliviar los síntomas del paciente, garantizar el estado nutricional e hidratación adecuados, prevenir las complicaciones y ofrecer atención a la salud mental.