France 24

El Gobierno ruso reconoció este domingo 24 de julio que perpetró el ataque contra la ciudad portuaria de Odessa, aunque asegura que apuntó contra infraestructura militar. Moscú lanzó la embestida justo un día después de firmar un acuerdo para desbloquear los puertos y permitir la exportación de granos ucranianos. La última acción pone en duda la efectividad del pacto alcanzado con la mediación de la ONU y Turquía.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, reconoció un ataque de sus tropas en el puerto de Odessa, en el sur de Ucrania, ocurrido un día antes.

Según Moscú, su Ejército lanzó misiles de alta precisión contra objetivos militares.

“Los misiles Kalibr destruyeron la infraestructura militar del puerto de Odessa, enviando un barco militar ucraniano a la dirección preferida del régimen de Kiev en un ataque de precisión”, afirmó Zakharova.

Posteriormente, el Ministerio de Defensa ruso señaló que, además del buque de guerra ucraniano, la embestida alcanzó un arsenal que incluía misiles antibuque Harpoon suministrados por Estados Unidos.

La agresión ha recibido la condena mundial tras dejar varias personas heridas.

“Desafortunadamente, algunas personas resultaron heridas y la infraestructura portuaria está dañada”, afirmó el gobernador de la región, Maksym Martchenko.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, calificó ese bombardeo como un acto de “barbarie”.

¿Está en peligro el acuerdo para la exportación de granos ucranianos?

Si bien el Ejército de Kiev señaló que el reciente asalto contra Odessa no afectó el área de almacenamiento de granos, el ataque demuestra que no será fácil aplicar el acuerdo para reanudar la exportación de esos alimentos a través de los puertos ucranianos.

El pacto firmado el 22 de julio prevé que los barcos que salgan con granos desde los puertos del Mar Negro serían inspeccionados para asegurarse de que transportan estos alimentos y fertilizantes y no armas. También establece el paso seguro para esas embarcaciones.

Además, diplomáticos involucrados en el proceso para alcanzar el acuerdo señalaron que el plan incluye la disposición de que navíos ucranianos guíen a los barcos que lleven granos a través de aguas portuarias con Turquía, para disipar las preocupaciones rusas de que podrían transportar armas a Kiev.

Pero no está claro bajo qué criterios Moscú determinaría que alguna de esas embarcaciones represente una amenaza o contenga artefactos para las defensas ucranianas.

En la actualidad, unos 20 millones de toneladas de granos están atascados en Odessa y decenas de barcos han quedado varados por la guerra.

Parte de esos productos son traslados ahora a través de Europa por ferrocarril, carretera y río. Sin embargo, esa cantidad es pequeña e insuficiente en comparación con las que eran transportadas por rutas marítimas antes de la ofensiva.

Ucrania podría exportar hasta 60 millones de toneladas de grano en ocho o nueve meses si sus puertos no estuvieran bloqueados debido al conflicto, indicó el asesor económico de la Presidencia de Ucrania, Oleh Ustenko.

“Pero con la forma en que se están abriendo ahora y lo que Rusia está haciendo en el Mar Negro, muestra que definitivamente no funcionará de esa manera”, aseguró Ustenko.

Si sus puertos no funcionan de manera correcta, el país necesitaría de 20 a 24 meses para exportar esos volúmenes, agregó el funcionario.

Ucrania, granero del mundo

El territorio ucraniano es uno de los mayores exportadores mundiales de trigo, maíz y aceite de girasol, por lo que en el acuerdo están puestas las esperanzas para aliviar la escasez mundial de esos alimentos que ha impulsada un alza de precios.

Desde el inicio de la guerra se ha dicho que Ucrania es el granero del mundo. Y así es. Por eso los efectos del conflicto se están sintiendo en rincones de todo el planeta.

Hay algunos países que resultan claves en la producción de materias primas y productos agrícolas, y por lo tanto en su mercado de precios. Ucrania es uno de ellos. El 65% de su territorio está dedicado a la agricultura. Tanto es que se calcula que con los productos del campo ucraniano se puede alimentar a 600 millones de personas.

Su ventaja son sus suelos negros, que tienen un alto contenido en materia orgánica. Así, es el primer país de Europa en superficie de tierra cultivable. Según el World Factbook de la CIA, el 56.1% de sus tierras son cultivables.

 

El primer país de Europa por superficie cultivable

 

Ucrania es un referente fundamental en la producción de un gran número de productos agrícolas. En 2019 el 10% de su PIB provenía de la agricultura, según datos del ICEX. Por algo es el primer país de Europa en términos de superficie cultivable.

Por ejemplo, es el quinto país del mundo que más trigo exporta, según dato de 2020 de Worldstopexports. En la temporada mundial de comercialización de trigo 2020/21, Ucrania representó el 9% del comercio mundial de este cereal.