Marco Escamilla C. / @Marcoaec73

Recordar es vivir, y en esta ocasión tocó recordar el gran festival OTI, el cual se realizó entre 1972 y el año 2000 y en el que brillaron grandes intérpretes musicales de toda Iberoamérica. En esta ocasión, Rodrigo de la Cadena fue el encargado de rendir un homenaje a tan prestigiado evento.

En punto de las 20:30 horas del pasado viernes 15 de julio el auditorio del Complejo Cultural Universitario presenciaba un evento único, las luces se apagaban y se escuchaban las voces de Janett Arceo y Rubén Zepeda dar la bienvenida a todos los asistentes, tal como si fuera una emisión más del festival OTI, pero ahora celebrando el 50 aniversario de su primera emisión.

La orquesta hacía su aparición y con ella llegaban “Los Miranda”, el cuarteto de hermanos que, enfundados en un vestuario de pantalón y camisa blanca y chaleco rojo, tal como la moda de los 70, serían los encargados de hacer los coros musicales, ellos sustituyendo a los hermanos Zavala, quienes fueron los coristas originales del festival.

Luego de la gran introducción, ahora era turno de aparecer en el escenario al anfitrión del evento, el llamado último bohemio: Rodrigo de la Cadena, quien, entre aplausos y gritos, saludaba al público y daba paso a un emotivo momento, el “In memoriam”, en donde recordaron a grandes figuras que participaron en el OTI y que hoy ya no se encuentran con nosotros, tales como: Roberto Cantoral, Johny Laboriel, Chucho Ferrer, Yoshio, Raúl Velasco, Manolo Muñoz, José José, Juan Gabriel o Armando Manzanero.

Posteriormente, De la Cadena iniciaba con la canción de Roberto Cantoral “Yo no voy a la guerra” y la cual interpretó Alberto Ángel “El Cuervo” en la primera edición del festival en 1972, celebrado en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid y transmitido a 20 países en América.

Con una duración de cerca de tres horas, durante la presentación se pudo disfrutar de temas como “Lo que pasó, pasó”, de Felipe Gil; “Con y por amor”, de Chamín Correa y Mario Molina Monte; “Deja”, de Napoleón; “Hoy canto sólo por cantar”, de Ricardo Ceratto y Lidia Caro; “Quién partirá”, de Roberto Cantoral y, por supuesto, “Al final”, de Emmanuel y “El triste”, de José José.

Para finalizar, De la Cadena manifestó que le gustaría mucho iniciar nuevamente con el festival OTI, pues con ello se podría dar gran impulso a los nuevos intérpretes y compositores que nacen en toda Iberoamérica.