Claudia Rivera Vivanco es aspirante a candidata para la alcaldía de Puebla por parte de Movimiento de Regeneración Nacional, tiene 36 años y pertenece a la generación de los Millenials. Sus raíces son 100 por ciento poblanas, sus abuelos y padres son originarios de la capital. Ella creció en el Barrio de San Miguelito, al lado de sus cinco hermanos, donde tuvo que aprender a ganarse la vida tras el fallecimiento de su padre, un hombre de carácter fuerte, pero noble en la enseñanza de valores. De su madre aprendió la lucha diaria de la sobrevivencia, de que la vida no es sencilla y que tenía que ser independiente, de que nació para vivir y disfrutar, pero también para servir a la sociedad. Con ella, doña Eloísa Vivanco asistió a su primer mitin, y supo que lo suyo era la política, pero desde una perspectiva ciudadana, desde una persona que vive el día a día, desde cambiar un neumático, pasar por la cocina y sentarse, hasta hacer un análisis de cómo está la situación económica de su estado.

Inquieta y desenfada, Claudia nos cuenta cómo ha sido vivir en Puebla, cómo llega a la política; sus mejores momentos y también sus tristezas.

Exclusivas Puebla (EP): ¿Quién es Claudia?

Claudia Rivera Vivanco (CRV): Es una ciudadana igual que ustedes, originaria de Puebla, de padres y abuelos poblanos. Básicamente todo mi desarrollo personal, laboral y político lo he desarrollado en la capital. De profesión economista. Mi alma máter es la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), la preparatoria la estudié en la Emiliano Zapata. Fueron tres años maravillosos, jamás se me van a olvidar.

EP: ¿Fuiste de las estudiantes que se quedaron a pernoctar para sacar la ficha en la BUAP?

CRV: Todos decían eso, que teníamos que ir a dormirnos allá. Yo estaba dudosa de ir (a dormir para hacer la fila). Nos pusimos de acuerdo con mis amigas y decidimos ir a las 5:30, 6:00 de la mañana, nos formamos, esperamos mucho. Mi familia no sabía que había hecho el examen y sólo les avisé que se tenía que pagar.

EP: Estabas chica y ya mostrabas independencia.

CRV: Desde siempre ha sido parte de mi formación. Mi mamá siempre nos trató con un lema de “ustedes son para la vida” y con ese concepto de que seamos útiles a la sociedad, que disfrutemos, que vayamos a donde queramos ir, y no sólo pertenecer a un espacio, es fundamental en la identidad de un ser humano. Pero sentir que puedes pertenecer a cualquier escenario, es trastocar y traspasar barreras que un mismo sistema te va encuadrando. Así se va dando mi vida.

Mi abuela paterna influyó mucho en que yo practicara mi propia autonomía, mi independencia. Cada quien tenía su responsabilidad. Mi padre era muy estricto. A él le gustaba hacerle el servicio a sus vehículos, entonces me pedía que lo apoyara, al ser la mayor de seis hermanos.

EP: ¿La mayor de cuántos hermanos?

CRV: De seis hermanos, cuatro mujeres y dos hombres. Fui la primera niña después de muchos años dentro de la familia de mi papá. Él fue hijo único, su mamá hija única. De parte de su familia no había niños. Cuando nazco me dieron mucha atención.

EP: Es una familia donde hay millenias, y bueno, la elección la va a determinar este sector. ¿Tú sabes qué es lo que quieren ellos?

CRV: En el estudio sociodemográfico, todavía entro yo en esa generación. Hay que saber que se va modificando según el país, el desarrollo tecnológico y la participación en causas sociales.

Soy un híbrido de la generación millenias, y bueno, mis hermanos están en este proceso. Mi papá era parte de este estímulo motriz, mi abuela, mi mamá lectura, matemáticas.

EP: ¿Tu familia juega un papel importante en tu vida?

CRV: Lo es. Lo que yo soy no se dio por qué sí. Es el resultado de muchos esfuerzos, de muchas experiencias en la familia y de personas que a lo largo de mi vida han influido. Esto me ha ayudado a tomar decisiones hacia dónde ir. Las influencias de la lucha de hombres y mujeres de muchos siglos atrás han influido en lo que somos. No debemos olvidar que nos debemos a muchas personas que han hecho un esfuerzo y debemos corresponder.

 

EP: ¿Eres una mujer agradecida?

CRV: Así debe de ser, me lo enseñaron. Lo aprendí en casa y tu experiencia del día a día, aprendes qué le da significado a un ser humano. Qué le da equilibrio a tu vida, tu sociedad, somos distintos y eso es lo que precisamente abonada al intercambio de ideas, articular un ejercicio heterogéneo, plural, y se va dando todo eso.

EP: Puebla es un mosaico de expresiones, ¿en cuál te encuentras tú?

CRV: En esa riqueza que tiene Puebla he recorrido todo. Conozco sus juntas auxiliares, sus barrios. En donde por cierto, el Barrio de San Miguelito no ha sido muy apoyado por las autoridades municipales.

 

 

No olvides que en nuestro canal de Youtube podrás encontrar ésta y más entrevistas, recuerda suscribirte para no perderte de contenido exclusivo en la siguiente liga: https://www.youtube.com/user/ExclusivasPuebla.