En los últimos siete días se registraron en la entidad cinco asesinatos de mujeres que podrían ser tipificados como feminicidios, y con ello suman 16 crímenes de este tipo en lo que va de 2017.

En la comunidad de San Lorenzo Tlaxipehuala, del municipio de Chiconcuautla, este martes fue localizado en el fondo de una barranca el cadáver de Juana de los Santos, con huellas de golpes y un disparo en la frente.

De acuerdo con Arturo Velázquez, esposo de la víctima, la mujer salió de su casa para cuidar a su madre enferma, pero como tardaba en regresar, salió buscarla y la encontró muerta en el fondo de una barranca.

Por ese hecho, la Fiscalía General del estado abrió la carpeta de investigación número CDI/128/2017/HUAUCHI.

Un día antes de ese asesinato, otra mujer de 70 años de edad, identificada como Socorro, fue hallada muerta en la comunidad de Santa Ana Xalmimilulco, Huejotzingo.

La Fiscalía detuvo a un hombre identificado como Javier “N”, a quien la víctima le rentaba un cuarto. El sujeto confesó que la semana pasada, después de una fuerte discusión, golpeó a la anciana hasta matarla.

El presunto asesino enterró el cuerpo en el patio de la casa, luego de lo cual llamó a los familiares, les dijo que tenía secuestrada a la mujer y les exigió un rescate de 50 mil pesos. No obstante, la policía lo descubrió y finalmente confesó su crimen.

El mismo lunes, en la comunidad de San Luis Coyotzingo, Huejotzingo, se localizó el cuerpo incinerado de Enriqueta Trujillo Osorio, de 45 años de edad.

Las autoridades ubicaron al marido como probable responsable de este feminicidio, quien supuestamente sacó a la mujer de su casa el pasado viernes 25. Sus familiares no la volvieron a ver, hasta que la encontraron sin vida en un paraje.

El viernes 24 se encontró el cadáver de Felícitas “N” en un paraje llamado Texcalullo, del municipio de Vicente Guerrero. Por ese hecho se abrió la carpeta de investigación 475/2017/Tehuacán.

La Fiscalía informó que detuvo a Pedro “N”, cónyuge de la mujer, quien supuestamente confesó que la había asesinado porque ella sostenía una relación sentimental con otro hombre.

Aseguró que la víctima se levantó por la noche para salir de su casa a encontrarse con su amante, por lo que salió a esperarla en una vereda y la agredió con una arma punzocortante hasta causarle la muerte.

En la comunidad de Tehuixpango, municipio de Atlixco, el cadáver en descomposición de una mujer fue hallado el martes 21, con cinta canela en los ojos y la boca, y una bolsa en la cabeza.

Desde el domingo 12, los familiares de Araceli Gómez, de 31 años de edad, emprendieron su búsqueda a través de las redes sociales. Se presume que la mujer fue ejecutada por un sujeto con el que sostenía una relación sentimental.

 

 

Texto publicado originalmente en: Proceso