De los 18 equipos que juegan en la primera división profesional, sólo Mazatlán FC tiene permiso para abrir su estadio al público hasta un 30 por ciento de su capacidad.

Infobae

Con los nuevos colores del semáforo epidemiológico que entro en vigor y que permanecerán hasta el próximo 21 de febrero, el panorama en la Liga MX da pie al comienzo de una nueva normalidad, aunque en la mayor parte del país todavía se vislumbra lejos el regreso a los estadios.

De los 18 equipos que juegan en la primera división profesional, sólo Mazatlán FC tiene permiso para abrir su estadio al público hasta un 30 por ciento de su capacidad. Esto porque Sinaloa se encuentra en semáforo amarillo y puede recibir a sus seguidores en las gradas.

Mientras tanto en Jalisco el gobernador Enrique Alfaro presentó el “Plan Jalisco” para la reapertura de los inmuebles deportivos, especialmente teniendo en cuenta que en los próximos días se celebrará el Preolímpico de la Concacaf en dicha entidad. De acuerdo con el plan, Chivas y Atlas podrían recibir hasta el 30% del aforo en sus juegos como locales.

En Chihuahua los casos han ido bajando poco a poco y de acuerdo con lo anunciado la semana pasada, el FC Juárez podría buscar el apoyo de los encargados del Estadio Olímpico Benito Juárez para intentar abrir el inmueble a los aficionados.

Baja California pasó a semáforo amarillo, por lo que la posibilidad de abrir las puertas del Estadio Caliente, sede de Xolos, puede empezar a ser una realidad.

El resto de los equipos de la primera división aún mantienen pronósticos reservados en cuanto a la reapertura. El gobierno de la Ciudad de México ni siquiera ha meditado la posibilidad de abrir el estadio Azteca o el Olímpico de CU al público, debido a que la Ciudad de México estuvo en semáforo rojo desde mediados de diciembre. Ninguno de los cuatros equipos con sede en la capital piensa en el regreso de los aficionados hasta el semáforo verde.

Querétaro está en semáforo epidemiológico naranja, pero, al igual que todo el país, ya reporta hospitales sin capacidad para recibir más enfermos y corre el riesgo de pasar a alerta máxima. No se considera abrir el estadio Corregidora debido a que se encuentran en la ejecución del “Escenario ‘C’” que es el mayor riesgo de probabilidad de contagios.

En Nuevo León las autoridades aún no consideran la reapertura de estadios, ya que la entidad continúa en semáforo naranja. Tigres y Monterrey son otros afectados, debido a que sus respectivos estadios no cuentan con los permisos.

Guanajuato, la entidad donde se encuentra el León, regresó a semáforo epidemiológico rojo, por lo que la apertura de la casa del campeón para los aficionados no se ve cercana. Recientemente anunció que es uno de los dos estados que están en máxima alerta epidemiológica, pues está en color rojo.

Mismo caso es el de Aguascalientes, sede de Necaxa, donde el último mes aumentaron los casos en el estado y en conferencia de prensa anunciaron que están en la línea de pasar a ser un estado en color rojo.

El Ayuntamiento de Pachuca, Hidalgo, anunció que se mantienen en semáforo naranja, pero las autoridades federales señalaron que Hidalgo podría regresar a rojo. Está descartada la posibilidad de abrir el inmueble de los Tuzos al público.

En Puebla se decretó que los locales en todo el estado se mantengan cerrados domingo y lunes, por lo que ante dicha situación y debido al nivel de casos de Covid-19 la apertura del Estadio Cuauhtémoc es poco probable.

En Torreón, Coahuila, tenían considerado el regreso a los estadios en el 2020, pero en el inicio del 2021 se dispararon los contagios, por lo que es inviable que se pueda tener público en las gradas.

Las posibilidades de permitir el acceso de aficionados a los estadios está sujeta a una serie criterios que se deben evaluar dicha posibilidad. El primero es que el estado se encuentre en amarillo en el semáforo epidemiológico.

Por otro lado, la Liga MX informó este domingo por la mañana, que los contagios de covid-19 en los clubes del futbol mexicano en todas sus divisiones y ramas, han descendido un 72 por ciento, gracias a los protocolos establecidos y a los reforzados para evitar la propagación del virus.

La Secretaría de Salud federal registró 9,741 nuevos casos de COVID-19 en México, así como 1,214 nuevas defunciones respecto al día anterior. Con estas cifras, los contagios acumulados ascendieron a 1,988,695 mientras que las muertes se elevaron a 173,771.

En ese sentido, según el documento técnico federal, la Ciudad de México, el Estado de México, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, Morelos, Jalisco, Puebla, Tabasco, Coahuila, San Luis Potosí y Baja California Sur son las entidades con más casos activos y que en su conjunto concentran el 81% de los casos activos del país.

En contraste, Chiapas y Campeche son las entidades que concentran la menor cantidad, al acumular apenas con 131 y 71 contagios activos.