En el último año ocurrieron en Puebla cinco secuestros cada mes,  en promedio, pues entre febrero de 2016 y el mismo mes de 2017 la agrupación ciudadana Alto al Secuestro documentó 61 casos.

Los datos contrastan con los reportados por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) –que se elaboran con reportes de autoridades estatales–, pues en ese mismo lapso señaló que fueron atendidas 38 denuncias, es decir  23 menos.

La Organización No Gubernamental (ONG) contabiliza todos los casos de secuestro, incluso los que se difunden en medios de comunicación, además de los que se declaran como “incompetencias” por no existir delincuencia organizada y los que son atendidos por la Procuraduría General de la República (PGR).

5 secuestros por mes desde febrero de 2016

Entre febrero de 2016 y el mismo mes de este año las denuncias registradas por Alto al Secuestro sumaron 61, las cuales implican un promedio de cinco casos por mes y uno por semana.

Las estadísticas del SNSP reflejan una situación diferente, ya que sus registros indican 38 casos, equivalentes a una disminución del 37 por ciento en comparación con el reporte de la ONG.

En febrero la agrupación reportó seis denuncias y el Sistema tres; para marzo, los casos fueron tres y dos, respectivamente. Durante el mes de abril se dividieron en cinco reportes ciudadanos y cuatro oficiales.

La agrupación sumó otros seis secuestros en mayo y el SNSP cuatro. La situación en junio coincidió en ambos registros, pues ninguno reportó casos.

Al iniciar el segundo semestre del año, en julio, Alto al Secuestro y el organismo gubernamental coincidieron en que se reportaron cinco denuncias. En agosto la agrupación sumó seis y el Sistema dos.

En septiembre los reportes ciudadanos sumaron seis y los oficiales dos, en octubre la ONG registró dos y el organismo gubernamental uno. En noviembre los casos se dividieron en cinco y tres.

Al cierre del año, en diciembre, las denuncias en ambos casos sumaron dos. En enero se dividieron en ocho dadas a conocer por Alto al Secuestro y cuatro por el SNSP. En febrero pasado los casos ascendieron a cinco y tres.

A la diferencia en las estadísticas de la ONG y el organismo de gobierno, se deben sumar las denuncias que no son registradas oficialmente por las autoridades estatales, pues las que sí se dan a conocer corresponden a carpetas de investigación ya integradas, mientras que en los casos en los que no hay elementos suficientes, no se inician indagatorias.