Carolyne Rodríguez Bocardo

La titular de gobernación municipal Catalina Pérez Osorio, negó que durante los festejos patrios la calle 5 de mayo haya sido invadida por los ambulantes, y reconoció que se negociaron 250 lugares, ya que “la gente necesita comer”, esto a pesar de que el decreto prohíbe la instalación del comercio informal.

En entrevista, la funcionaria municipal refirió que se negoció con el comercio informal para que realizarán su actividad los días 15 y 16 de septiembre, ya que la administración municipal no puede otorgar permisos, toda vez que el gobierno del estado no lo permite.

“No estuvo invadida la calle 5 de mayo, se negocio porque ya saben que no hay permisos porque el gobernador no los permite; hubo negociación porque la gente necesita comer y la gente salió a vender porque tiene más año y medio que sus ventas se han caído”, dijo.

Cabe precisar, que durante un recorrido realizado por este medio de comunicación durante las vísperas se los festejos se pudo verificar que toda la cinco de mayo estaba repleta de comercio informal.