Huffignton Post

Cientos de miles de jóvenes estadounidenses salieron de sus escuelas el miércoles para manifestarse en contra de la violencia de armas, un mes después del tiroteo masivo en la escuela de Parkland, Florida. Jóvenes activistas de diversas partes de Estados Unidos organizaron la marcha masiva National School Walkout para exigir al Congreso de Estados Unidos leyes de control de armas más estrictas.

La marcha inició a las 10 de la mañana en cada una de las zonas horarias del país y duró 17 minutos, cada minuto representó a cada una de las víctimas del último atentado. De costa a costa, estudiantes de todas las edades se unieron a la demostración sosteniendo mensajes impactantes y coreando frases como “Queremos cambios” y “No más silencio”. Algunos estudiantes vistieron de naranja, el color que el movimiento del control de armas ha adoptado. Aunque algunas escuelas permitieron que los alumnos se unieran al movimiento, otras advirtieron que cualquiera que participara tendría consecuencias. Muchos alumnos desafiaron esas llamadas de atención y salieron de la escuela igualmente. Estas son algunas de las consignas más sobrecogedoras, que dejan en evidencia la desesperación de miles de estudiantes en Estados Unidos que buscan seguridad y protección en las aulas.