Luego del fallecimiento de la entonces gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y la designación de Pacheco Pulido como gobernador interino, el reacomodo de las fuerzas políticas en el Estado ha sido inminente

Eduardo Sánchez

Los hechos acontecidos en Puebla durante el último mes han traído una serie de consecuencias desastrosas para algunos grupos políticos, así como reacomodos tanto en partidos como en el gabinete del nuevo gobernador interino. Aquí te mencionamos algunos de los movimientos más relevantes durante la última semana. La designación de un nuevo gobernador interino atrajo una serie de consecuencias, antes y después del nombramiento de Guillermo Pacheco Pulido, algunas cosas ya eran predecibles como la alianza de Morena y el PRI para cerrar paso al partido blanquiazul.

EL PAN Y SUS RUPTURAS

Este último, uno de los más golpeados, ya que no sólo tuvo una disminución en su participación dentro del escenario local, pues también sufrió rupturas al interior del partido. La pérdida del senador Rafael Moreno Valle y la gobernadora Martha Erika Alonso, en el accidente que sufrieron el pasado 24 de diciembre, fue sólo el comienzo del tambaleo que sufre la institución. Marcelo García Almaguer, líder de la bancada en el Congreso local, fue destituido por la dirigente estatal, Genoveva Huerta, tras la votación secreta de Pacheco Pulido, quien logró tener 40 votos a favor. Políticos cercanos del morenovallismo lo tacharon de traidor, ya que no buscó defender la idea de que un panista se ocupara del interinato. Por su parte, Almaguer pidió no buscar culpables, aunque señaló a las dirigencias del PAN por no meter presión. Otra de las consecuencias de la muerte de Moreno Valle fue el debilitamiento de la corriente morenovallista, que a falta de un líder moral, entró en crisis. Eukid Castañón abandonó el barco y el mar con el anuncio de su salida de la vida política.

Como se informó en las pasadas ediciones de Exclusivas Puebla, Eukid era el personaje más fuerte para tomar las riendas de la corriente panista que había gobernado a Puebla durante los últimos años. Su salida dejó incertidumbre, que más tarde, Antonio Gali Fayad trató de dispersar. Fayad tomó el control del grupo y comenzó pidiendo el apoyo para Jesús Rodríguez Almeida como gobernador interino, así como también brindó parte de su apoyo al diputado local Gerardo Islas Maldonado, aunque ninguno surtió efecto. Con los cambios de Gali, el grupo mutado “galicista” también tuvo fricciones, y en este rubro, Luis Banck Serrato, ex presidente municipal, y uno de los interesados por el interinato no recibió el apoyo esperado y decidió declinar de su puesto dentro del Gobierno del Estado. Con Martha Erika, Banck fue designado jefe de oficina, pero tras el nombramiento de Pacheco decidió presentar su renuncia y negó que buscara contender en las elecciones extraordinarias para gobernador. En menos de un mes, el PAN perdió terreno y políticos que le costaron años de trabajo.

PRIMOR

Del otro lado de la moneda se encuentra la reciente alianza del PRI con Morena, para obtener el interinato y quitar del escenario al morenovallismo, evitando tener más enemigos para futuras acciones políticas. Pacheco ha ostentado varios puestos públicos de la mano del PRI y, en esta última acción, recibió el apoyo de Morena para llegar a la gubernatura del Estado, aunque rompió una de las principales encomiendas y realizó cambios al gabinete. En su segundo día, llegó uno de los personajes que se pensaban muertos dentro de la política poblana, hablamos de Estefan Chidiac quien perdió su nombramiento como senador por la vía plurinominal y buscó cobijo en Morena, aunque nunca olvidó el partido tricolor. Tras la renuncia del morenovallista Luis Banck Serrato como jefe de oficina y de Jesús Rodríguez Almeida como secretario general de Gobierno perdió fuerza esta corriente que ahora el PRI busca acaparar. Los nuevos nombramientos del gabinete de colaboradores de Guillermo Pacheco, incluyen al momento a Jorge Estefan Chidiac como titular de la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA); a Fernando Manzanilla Prieto, aliado de Luis Miguel Barbosa, como secretario de Gobierno y a Javier López Zavala como titular de la Secretaría de Desarrollo Social. Entre tanto, para los siguientes meses se tiene la tarea de definir los candidatos para las elecciones extraordinarias rumbo a la gubernatura del estado. Por parte del PRI, se ha escuchado el nombre de Enrique Doger como principal opción. Mientras que en el PAN las cosas no parecen nada concretas y ya algunos perfiles se han descartado con los cambios antes mencionados.

En cuanto a Morena, se había reafirmado que, de nueva cuenta, Luis Miguel Barbosa sería el contendiente. Sin embargo, durante este fin de semana la fricción también alcanzó al grupo de Andrés Manuel López Obrador, pues el senador por Morena y ex priista, Alejandro Armenta, levantó la mano para buscar la candidatura. En su destape, expresó que buscará el apoyo de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT y PES), así como de otros partidos como el PRI, PAN, PRD, Panal y MC.