Todo apunta que el arquero firmará gratis por el club parisino

Odemaris González

Los equipos más significativos del Viejo Continente iniciaron a mover sus piezas en el mercado de fichaje, esto frente a la próxima temporada y con el punto de dedicarse en la competencia más importante del continente a nivel clubes: La Champions League. 

La “Orejona” comenzó a tener una deuda real para el PSG, pues durante las últimas dos ediciones observó cómo su misión quedó truncada tras perder en la final del 2020 ante el Bayern Múnich y se dejó caer en las semifinales del 2021. Por esta razón, el equipo de París puso en su mira a los grandes jugadores para confirmar así un equipo ganador, y fue en este momento cuando el arquero Gianluigi Donnarumma, podría ser el elegido para defender al club.

Con 22 años, el arquero, quien internacionalmente es absoluto en la selección de su país, no ha tenido un acuerdo para renovar con el Milán, pese a que muchos ojos estén puestos en él, ya que, de no afirmar la renovación, podría llegar como un agente libre a coste cero. 

El Barcelona, Juventus y PSG han tenido la idea de añadirlos a sus filas; siendo el conjunto parisino el que apostó más por el joven arquero. En Francia afirmaron que estará bajo indicaciones de Mauricio Pochettino y firmará durante cinco temporadas, donde cobrará un sueldo de 12 millones de euros por cada una, siendo un total de 60 millones de euros netos. 

No obstante, el futbolista no usará la titularidad a un inicio, pues le pertenece a Keylor Navas. Por esto mismo, la entidad lo compraría y pondría en calidad de cedido por un año para tener apuestas por el costarricense en el 11 inicial. 

El italiano firmaría con PSG, después de que el Barcelona y Juventus dejaran la discusión por los mismos motivos. Mientras el equipo catalán veía favorablemente al fichaje, han considerado que esta llegada, podía provocar las tensiones con Ter Stegen, quien sería el dueño de los tres palos, después de la salida de Claudio Bravo al Manchester City durante el 2016. Se entiende que el salario que hubiera recibido no sería el adecuado para un arquero que ha ocupado el bando de suplentes.

Por su parte, la Vecchia Singnora descartó la incorporación del guardameta a sus filas por las elevadas condiciones económicas de su representante, Mino Raiola, el reconocido agente; pues en Milán el arquero poseía un sueldo de 8 millones de euros anuales.