Lilian Posadas
Ernesto Herrera, es un mexicano que radica en España, se ofreció como voluntario para la aplicación de la vacuna contra covid-19 Janssen, de la farmacéutica Johnson & Johnson.
El hospital de la Princesa, ubicado en Madrid, España es donde acudió para ser voluntario y se aplicó la inyección en contra del Covid-19 en fase experimental, la vacuna AD26 COV2S, la cual se encuentra en la segunda fase II de investigación.
Ernesto Herrera se convirtió en el primer mexicano en recibir una vacuna contra el coronavirus, nació en la Ciudad de México, pero desde hace 22 años vive en Madrid, España. Antes de recibir la primera de tres dosis de la vacuna, la cual le fue inyectada hace 2 días, fue sometido a un reconocimiento médico, ya que es sumamente importante que los voluntarios estén sanos, es decir, que no tengan enfermedades como diabetes, obesidad y cáncer. Asimismo, le realizaron un test serológico y la prueba PCR. Para este proceso es indispensable no haber tenido covid-19 ni tenerla, de lo contrario sería imposible saber si la vacuna funciona.
Los médicos le entregaron a Ernesto Herrera un diario donde debe de explicar cómo se siente cada día, después de la aplicación de la vacuna.
“Nos explicaron que esto podría tener efectos secundarios como dolor de cabeza, fiebre, dolor de cuerpo, como si tuvieras la enfermedad. Lo que sí es que, nos dieron números de emergencias por si llegaras a mostrar síntomas fuera de lo común”, reveló que a los 7 días de haber sido vacunado tendrá que ir de nuevo al hospital, para que le realicen “una extracción de sangre, para ver cómo va el tema de los anticuerpos”.
El proceso para estudiar la respuesta inmune contra el SARS-CoV-2, consiste en aplicar la vacuna en tres dosis a 1,045 adultos sanos de 18 a 70 años de edad, en grupos seleccionados de Bélgica, Alemania y España.