El PRI anunció hoy tres acciones para destinar recursos públicos a las víctimas de los sismos en México: renunciar a 258 millones de pesos para gastos del partido, eliminar el financiamiento público a partidos, así como eliminar diputaciones y senadurías de representación proporcional.

El primer monto corresponde al 25% del financiamiento que le otorga el Instituto Nacional Electoral (INE), el cual sería repartido a damnificados de Chiapas, Oaxaca, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

“Si todos los institutos políticos aportan el 25 % de su financiamiento anual de 2017, lograríamos, juntos, un apoyo inmediato de casi 1000 millones de pesos”, detalló el partido tras informar los montos que le correspondería a cada instituto político.

El presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, anunció también una iniciativa para eliminar el financiamiento público a los partidos políticos para que los recursos ahorrados se destinen a la reparación de daños por desastres naturales.

Esta propuesta se da, tres días después de que dirigentes de partidos como el PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y Morena coincidieran en que el 100% del dinero presupuestado se destinara en ayudar a las víctimas de los sismos del 7 y 19 de septiembre.

“Dado que el proceso electoral 2017-2018 ya está en curso no es posible por la vía de una reforma legal destinar recurso político alguno para la reconstrucción”, aseguró el dirigente tricolor.

Como tercer punto, propones otra reforma constitucional para reducir los espacios plurinominales: 64 senadores, 200 diputados federales y más de 400 diputados locales, lo que sumaría más de 11 mil 600 millones de pesos, según la dirigencia.

Texto originalmente publicado por: Animal Político