Redacción

Con el objetivo de promover la Ciencia de los Alimentos como un área de oportunidad para el desarrollo y fabricación de productos dirigidos a poblaciones vulnerables, como parte de su responsabilidad profesional, la Ibero Puebla puso en marcha el V Foro de Ciencias de los Alimentos.

El evento fue inaugurad por Guadalupe Chávez Ortiz, directora del Departamento de Ciencias de la Salud de esta casa de estudios en compañía de Aristarco Alberto Cortés, director del Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica (IDIT), así como también Juan Manuel Martínez Louvier, coordinador del Laboratorio de Innovación Económica y Social (LAINES) del IDIT, mismos que mostraron el trabajo de los alumnos de este programa académico.

Chávez Ortiz destacó los 40 trabajos desarrollados por más de cien estudiantes, así como agradeció a productores y empresas que confiaron el desarrollo de estos proyectos a alumnos de la Nutrición.

“La confianza depositada es sin duda un compromiso, en estos tiempos cuando la humanidad vive con miedo sabemos que confiar en otros es una señal esperanzadora de que aún podemos construir espacios de crecimiento mutuo”, afirmó la catedrática Guadalupe Chávez.

Por su parte, Juan Manuel Martínez Louvier, coordinador del Laboratorio de Innovación Económica y Social (LAINES) del IDIT, mencionó el trabajo que se realiza en el LAINES, el cual concientizar a los alumnos a través del desarrollo de proyectos que apoyen a pueblos vulnerables o la creación de productos para las empresas. “Debemos corresponder con una generación de trabajo socialmente responsable”, dijo.

Como punto a destacar, el coordinador del Lanies afirmó que, la peor toxina que el cuerpo puede ingerir es el capitalismo, “si dejamos en manos de estructuras empresariales nuestra vida, ésta lo transforma en dinero y el dinero no se come”.

Bajo este escenario, el especialista en economía social, señaló que existe una manera de generar producción, la cual es el desarrollo de empresas donde la inversión económica es mínima pues se prioriza la creación de una economía social que impulse la transformación económica a través de transformaciones sociales.

En tanto que José Francisco Meneses Carrillo, puntualizó que el gran reto que enfrentan los jóvenes universitarios es el conocer a las personas y saber qué es lo que necesitan, implica ser creativos e innovadores en alimentos nutritivos, atractivos y disponibles.

“Desarrollen empresas de alimentos que no sólo se enfoquen en un producto, sino también en la posibilidad de diversificar su mercado y trabajo con el diseño de nuevos productos”, fue lo que le recomendó a los estudiantes enfocados a esta disciplina.